12 cosas que aprendes cuando vives fuera de tu país

Viajar siempre es bueno. No sólo por desconectar de la rutina, descansar, conocer otros lugares… Puede ser una oportunidad única para aprender cosas nuevas y observar el mundo desde otra perspectiva.

A mí, vivir cuatro años en California me ha dado la oportunidad de VIAJAR por dentro y por fuera. Estar allí como expatriados, ha tenido momentos difíciles y experiencias maravillosas. La mejor, poder hacer este viaje vital intenso, tan reparador como fascinante. Si tienes la oportunidad o la necesidad de hacer un viaje largo o marcharte a vivir a otra ciudad: hazlo, porque es una experiencia de la que aprenderás mucho:

1.SALIR DE LA ZONA DE CONFORT, es como dar un salto al vacío. Al principio te da vértigo, porque no sabes si habrás tomado la decisión correcta, ni donde te llevarán tus pasos. Pero al mismo tiempo, sientes la adrenalina de empezar de cero, de salirte de la rueda, de decirle adiós a la rutina, porque otra compañera de viaje muy distinta está a punto de llegar: Hola incertidumbre! En ocasiones será desesperante, pero te hará crecer ante los nuevos retos, sintiéndote más fuerte, más valiente y enseñándote a improvisar, mirando hacia adelante.

Gran Cañón 2016. “Libertad”

2.METER TU VIDA EN UNA MALETA, te enseña a priorizar, a desprenderte no sólo de lo material, sino también de lo innecesario. Te hace tomar consciencia de que lo importante lo llevas dentro de ti. Momentos vividos, experiencias, afectos, recuerdos… Y te sientes más libre.

3.UN HOGAR SE CREA EN CUALQUIER LUGAR, aunque a veces te encuentres desarraigado y sientas el peso de llevar la casa a cuestas, como un caracol. Hay veces que la carretera empinada te hace caminar más lento, pero siempre puedes pararte donde quieras y disfrutar del camino recorrido. Otras, que sientes que si has sido capaz de montar tu vida en un lugar lejano y que funcione, puedes hacerlo en cualquier sitio.

Gran Cañón 2016 “Guarida”

4.HACERTE AMIGO DE LA SOLEDAD, te hace sentirte menos solo, porque te encuentras contigo mismo. Tendemos a querer estar rodeados de gente que llenen vacíos y ausencias. Cuando nos vamos a otro país hay veces que nos sentimos solos, terriblemente solos, aunque estemos rodeados de gente. Sientes que no perteneces a ningún sitio. No quieres hacer muchos amigos, porque no sabes cuanto tiempo estarás en ese lugar y tienes miedo a encariñarte. Pero luego empiezas a crear lazos y a encontrar gente con la que tienes más cosas en común de las que creías. Aún así, aprendes a estar solo e incluso acabas disfrutando del silencio, de tu espacio y de la soledad.

Gran Cañón 2016. “Soledad”

5.REENCONTRARSE CON UNO MISMO, cuando estás fuera de tu entorno habitual, es un punto de inflexión en el camino. Porque descubres cosas que no conocías de tí, recuperas otras perdidas y te sorprendes de hacer las que nunca harías. Aprendes a quererte y a respetarte más a ti mismo y tu forma de relacionarte con los demás cambia en algunos aspectos.

6.CRUZAR FRONTERAS, ayuda a conocer otras culturas y a ampliar horizontes. A derribar muros, estereotipos y prejuicios. A cambiar el miedo a lo desconocido por la curiosidad y querer aprender de todo y de todos. Hablar y conocer otras lenguas, te hace ser más flexible y aumenta tu necesidad de entenderte con los demás. Aprendes a pedir ayuda, a ser más humilde y más paciente, más solidario y más empático. Disfrutas de lo bueno y enriquecedor que es que todos seamos diferentes, pero hagamos un esfuerzo por entendernos.

7.DESAPRENDER LO APRENDIDO, deja espacio a nuevas vivencias. Cuantas veces me he acordado de “La Bola de Cristal”, (ese programa de nuestra infancia española) y de esta sabia frase de la bruja avería, que en aquellos momentos no entendía muy bien. Cuando conoces otras realidades, te das cuenta de que muchas creencias que tenemos no las pensamos por nosotros mismos y que algunas es mejor desterrarlas de nuestra mente, para dejar sitio a nuestras propias experiencias.

8.VIVIR CON LOS OJOS ABIERTOS, hace que todo sea más intenso. Tus sentimientos están a flor de piel y algunas experiencias quedarán grabadas en tu piel, como un tatuaje o una cicatriz.

Gran Cañón 2016. “Intensidad”

9.ALEJARTE DE TU PAÍS TE HACE APRECIARLO MÁS, valorando lo bueno y tomando más consciencia de lo malo. Y cuando vuelves, te sientes como un turista, queriendo visitar cada rincón de la ciudad, incluso sitios en los que nunca habías estado. Confundes los euros con los dólares y el Hola! con el Hello!, pero estás encantado de “volver a casa”.

10.BUSCAR PALABRAS AYUDA A ORDENAR SENTIMIENTOS, para darte cuenta de lo que has aprendido e incorporarlo a tu nueva vida. Cuando vuelves, te faltan las palabras para describir todo lo que has sentido. Te sobran, para contar las experiencias increíbles que te gustaría compartir con todos, pero no quieres resultar pedante ni pesado, por lo que te limitas a contestar cuando alguien te pregunta o siente curiosidad por tu viaje.

11.SENTIR QUE LA VIDA ES EFÍMERA, TE HACE VIVIR EL MOMENTO, disfrutando de cada instante. California es un lugar de paso, donde las personas vienen y van y sientes la fugacidad de la vida, porque cambia a cada momento. Cuando vives fuera, el tiempo pasa rapidísimo y lo que hoy empieza, mañana acaba.

12.APRENDIENDO A DESPEDIRTE, CREAS RECUERDOS IMBORRABLES. Cuando vas y vienes, aprendes a despedirte de lugares y personas, porque no sabes si esa será la última vez que los veas. Quizá lo más difícil sea encontrar el equilibrio entre la felicidad de crear lazos para siempre y la tristeza de la separación. Aún así, la nostalgia aparecerá en cualquier momento, cuando escuches una canción o mires una foto y llorarás sin remedio como si no hubiera un mañana. Pero te darás cuenta de que aquellos años fueron maravillosos, porque el mágico universo unió el cuándo, el dónde y el con quien, para compartir esos momentos únicos con esas personas especiales. Que en cada lugar importante para tí, se quedó un trocito de tu corazón, pero crearás recuerdos que permanecerán para siempre en tu memoria. Y que no basta con regresar a una ciudad, para echar de menos todo lo vivido.

Gran Cañón 2016. “Corazón”

 

¿Y tú, como lo viviste? Deja debajo tu comentario.

Speak Your Mind

*