5 tópicos sobre… la siesta española

Después de más de dos años viviendo en California, escuchando los «típicos tópicos españoles», empiezo a sentir ganas de desmontarlos, sobre todo cuando parece que ni la prensa extranjera sabe como es de verdad España y los españoles y esto afecta a temas importantes como la conciliación y la jornada laboral.

La semana pasada Rajoy proponía que, debido a que en España tenemos «horarios muy raros», la jornada laboral terminara a las seis de la tarde y cambiáramos el huso horario para igualarlo al europeo, pero los medios internacionales siguen pensando que nuestros «desajustes» son debidos a que nos echamos tres horas de siesta todos los días…

SIESTA SAN FERMINES

Fuente: Reuters

«The Independent» comentaba la noticia diciendo que el «primer ministro español quería quitar la siesta» y la acompañaba de una foto de dos tipos que parecían «dormir la mona» en un banco después de correr los «San Fermines». Siguieron con la broma «The Guardian» y «The Times». «The Daily Mail» titulaba: «España anuncia sus planes de reducir sus famosas siestas de tres horas en un intento de actualizar su mano de obra al siglo XXI y aumentar su productividad» y «The Washington Post» exclamaba con pitorreo: Hora de despertarse!.

Ante estas afirmaciones, creo que convendría aclarar algunos términos:

En primer lugar en España no existe la figura del «primer ministro», sino la del «presidente del gobierno».

Ir a correr los San Fermines no es ir a trabajar todos los días, sino una fiesta popular que se celebra el 7 de julio en Pamplona (Navarra), para los que tengan la inquietud de buscarlo en el mapa… y «dormir la mona» después de una fiesta, no es lo mismo que «dormir la siesta» antes de ir a trabajar, pero para saber esto, hace falta visitar España e informarse.

Lo que el presidente en funciones propone, es algo que muchos españoles y muchas madres llevamos tiempo reclamando, para conciliar la vida profesional y la familiar, salir del trabajo a la misma hora que el resto y no a las oho de la tarde, ya que así lo que se promueve es estar en el trabajo dos horas más y no precisamente echándose la siesta…

En España, la jornada laboral no empieza a las 10 de la mañana, como afirman algunos medios. Muchos españoles empiezan a trabajar a las 5 de la mañana para poner en marcha su propio negocio y los que entran más tarde también salen más tarde, entre otras cosas para comunicarse con las empresas que están al otro lado del charco.

Y por cierto, la jornada laboral partida no es sinónimo de siesta, pero sobre la siesta, también conviene aclarar algunos tópicos:

1.Los españoles no nos echamos una siesta de tres horas:

Según Fundadeps, sólo el 16% de afortunados españoles se echa una siesta cada día, que suele ser de veinte minutos, el 58% no se la echa nunca y sólo el 16%, los fines de semana.

2.La siesta no es exclusiva de España:

Según una encuesta del Pew Research Center, un 34% de los estadounidenses se echa una «nap». Eso es bastante más que los españoles!, será que están aprendiendo de nosotros??. La siesta también se la echan en Latinoamérica, Filipinas, Oriente Medio, el norte de África y el resto de Europa. Un estudio de la revista Neurology revela que los europeos que más duermen la siesta son los alemanes, pese a sus criticas… El 22% de los alemanes la duerme varias veces por semana, después los italianos con un 16% y los británicos con un 15%, por delante de España y Portugal. En China la siesta es un derecho recogido en la constitución y muchos oficinistas la duermen encima de su escritorio.

3.Echarse la siesta no es de vagos:

El término siesta viene del siglo XI y proviene de una de las reglas de la orden monástica de San Benito: reposo y tranquilidad en la hora sexta, del latín, que era el periodo de tiempo entre el mediodía y las tres. Según esta norma todos los religiosos debían acostarse en total silencio para descansar y retomar energías para el resto del día. Esta costumbre se extendió y comenzó a adoptarse en otros monasterios y en otros ámbitos no religiosos, como en los pueblos, donde los animales y agricultores que trabajaban durante horas de sol a sol, necesitaban descansar en las horas de más calor para reponer fuerzas.

4.No está pasada de moda:

La siesta está tan de moda en empresas internacionales de todo el mundo que tiene hasta un término propio: «la power nap». Sus ventajas son tantas, que en compañías como Google, el sueño corto es promovido entre sus empleados en cabinas oscuras e insonorizadas para que rindan más. Otros utilizan hasta los inventos más raros para poder echarse la siesta…

SIESTA POWER NAP

5.No nos hace ser menos productivos:

Está demostrado científicamente que una siesta de veinte minutos mejora la salud en general porque además de recobrar fuerzas, mejora la circulación sanguínea y la digestión, previene la ansiedad y el estrés, favorece la creatividad, la memoria y el aprendizaje.

SIESTA YOGA

Personajes como Albert Einstein defendieron siempre la siesta y Winston Churchill, que aprendió la costumbre en Cuba, la puso en práctica diariamente ante la sorpresa de sus colaboradores que quedaban rendidos por sus ganas de seguir trabajando. Camilo José Cela, premio nobel y uno de los escritores más importantes de la literatura española del siglo XX, con su sarcasmo habitual, ensalzó la práctica y disfrute de esta costumbre tan española diciendo que «la siesta había que hacerla con pijama, Padrenuestro y orinal».

SIESTA PARA SOÑAR

Yo por mi parte seguiré desmintiendo tópicos pero defendiendo «la siesta española» (aunque sólo sea de veinte minutos y en fin de semana), como parte de nuestro estilo de vida saludable, que por cierto nos hace vivir más años y más felices.

Speak Your Mind

*