8 de Marzo 2018: Sin mujeres, se para el mundo

Hoy vuelve a ser 8 de marzo, el Día Internacional de la Mujer. Un día que es más importante desde hace un año, en que se produjo el Paro Mundial de Mujeres impulsado desde Argentina y secundado en 70 países al grito de “Nos queremos vivas”. Este año además, en España es un día histórico, porque es la primera vez que se convoca una huelga general de 24 horas por las mujeres, además en muchos países se han convocado paros.

Porque queremos demostrar que sin mujeres se para un país. Para reflexionar y denunciar que el machismo, la violencia y el acoso sigue existiendo en un sistema patriarcal donde las mujeres seguimos teniendo demasiadas cargas y desigualdades. Y esto no es política, ni una cuestión de mujeres, es un problema social que nos afecta a todos y a los que más, a nuestros hijos. Por eso la huelga, que cumple con todos los requisitos legales, se realizará en cuatro frentes: empleo, estudiantes, cuidados y consumo.

Porque 1 de cada 4 mujeres sufren violencia o acoso sexual en el mundo, según la ONU. Porque en España más de 800 mujeres han muerto por violencia machista en los últimos 15 años, aunque en la última década se han cursado más de 1 millón de denuncias, según el Ministerio del Interior. Porque 1 de cada 2 trabajadoras, han tenido que renunciar a una oportunidad laboral por ser madres, sin contar las que han sufrido presiones y despidos. Porque, según datos de Eurostat, la diferencia de ingresos totales por género en nuestro país se sitúa en el 35,7%, mientras que la brecha salarial ronda el 15%. Por eso nos manifestamos y escribimos para denunciar. Por eso profesionales de distintos gremios están firmando manifiestos (7.000 van ya entre periodistas y comunicadoras y también en otros ámbitos culturales, científicos y sanitarios).

Qué podemos hacer nosotras:

Unirnos a los paros laborales y estudiantiles.

Asistir a las movilizaciones de pueblos y ciudades.

Colgar delantales de los balcones para visibilizar los trabajos de cuidados.

No comprar.

Difundir la huelga.

Dejar de cuidar sin delegar en otras mujeres. Pueden hacerlo otros.

Qué pueden hacer ellos:

Prestación de servicios mínimos, cubriendo el trabajo que hacen las mujeres.

Si eres padre, puedes encargarte de tus hijos.

Si eres amigo, ofrecerte de niñero.

Si eres compañero de trabajo, apoyar la huelga en tu centro.

Si eres jefe, mostrar tu solidaridad con las trabajadoras y facilitar su derecho a la huelga, evitando represalias.

Si eres compañero de colegio, puedes apoyar el paro de tus compañeras y profesoras.

Si eres maestro, no pases lista ese día. Recuerda que es una falta justificada y urgente, las alumnas que no están en tu clase están en la calle diciendo #VivasNosQueremos, porque nos están matando.

No consumas en el mercado, únete a la huelga de consumo.

Si en tu familia hay alguien que requiere cuidados y es una mujer quien los provee, es un buen día para que empieces a hacerlo tú.

Si tienes una relación con una mujer, haz cualquier cosa que ella necesite de ti para poder asistir.

Si vas a las movilizaciones, porque ninguna mujer necesita de ti, acompáñalas, escúchalas y no te pongas delante ni des órdenes.

Hoy es un día importante, para pensar en nosotras. Para reflexionar sobre lo que queremos cambiar y lo que no. Para seguir alzando la voz, pese a quien pese. Para reconocer el trabajo de todas, visibles e invisibles. Para agradecer a las que se plantaron, dijeron “hasta aquí he llegado” o se manifestaron en el pasado, con sus palabras, sus escritos y sus obras, gracias a ellas han cambiado algunas cosas, pero hay que seguir. Recordar a las que no pueden hablar. Desear que no vuelva o ocurrir. Seguir soñando y cambiando las cosas por nuestros hijos. 

Y vosotros, compañeros, estéis donde estéis, nos gustaría que reflexionarais sobre vuestros privilegios y nuestras carencias, en este cambio social tan necesario. Individual y colectivamente, dialogando en pareja y educando a los hijos. En la intimidad y públicamente. Con vuestras palabras, con vuestros actos y con vuestro ejemplo. Que entendáis porqué estamos tan cansadas, a veces nerviosas e incluso tristes. Escuchadnos con interés, apoyadnos con paciencia y querednos mucho, pero bien. Gracias por hacerlo cada día un poco más. Todos tenemos algo que cambiar y algo que aportar. Porque los pasos hacia una sociedad igualitaria de verdad, los tenemos que dar juntos. Y entre todos, debemos equilibrar ese lado masculino y femenino, para luchar más fuerte por un mundo mejor.

Speak Your Mind

*