«Amoeba», música para cambiar el mundo

Dicen que es la tienda de música independiente más grande del mundo y la más emblemática de Los Ángeles: “Amoeba”, es sin duda un paraíso para cualquier amante de la música distribuido en toda una manzana de dos plantas, con más de un millón de CDs y vinilos, nuevos y usados, películas, camisetas, posters, libros de música, merchandising, objetos para coleccionistas, tocadiscos, venta de entradas, actuaciones en directo…

AMOEBA-MURAL

Fuimos a curiosear y comprar un vinilo, pero acabamos sumergidos en un aluvión de recuerdos, nostalgias y emociones. Ver todos esos álbumes y posters de grandes artistas, empapelando literalmente las paredes, dándoles la importancia que se merecen, hace que se te erice el pelo…

AMOEBA-ESSENTIAL-RECORDS

No sólo por la vuelta al pasado sino por pensar que en un futuro tan cercano como tecnológico, sitios como éste, donde descansan libros y discos deseosos de encontrar un hogar, puedan desaparecer…

AMOEBA-JAZZ

Puede atenderte algún seguidor de Bowie experto en música, descubrir aquellas cassettes y VHS de tu adolescencia o comprar ese disco de jazz que te apetece tener en vinilo… pero sientes que este sitio es algo más que un templo de la música. El espíritu de los años 60 y 70 está vivo por todas partes, aunque todo empezó en el momento en que los vinilos empezaban a desaparecer del mercado, allá por los años 80.

La primera tienda «Amoeba», se abrió en 1990 en Telegraph Avenue, Berkeley (una de las ciudades más interesantes y revolucionarias de California). Dicen que es la zona cero de la libertad de expresión y los movimientos contra la guerra y donde se encontraba el “Forum Coffee House” de los años 60 (uno de los cafés más emblemáticos de Berkeley en el que se hablaba de poesía, de política, de cultura…). Allí está pintado el famoso mural “Peoples Park” que ilustra la historia de la lucha entre el estado y el pueblo, a pocos metros de donde mataron a tiros a un manifestante (entre otros incidentes).

AMOEBA-TELEGRAPH

Su fundador Marc Weinstein, quiso transmitir con verdadera pasión musical, una amplia pero cuidada selección de discos y películas, con precios competitivos y atención especializada y esto fue lo que generó su buena reputación y que se abrieran otras tiendas: La de San Francisco, situada en una antigua bolera del genuino barrio de Haight-Ashbury, (donde además de vender discos y presentar a nuevos artistas, recaudan dinero para la conservación de la selva tropical o la reconstrucción de New Orleans, entre otros cosas). La de Los Ángeles (su tienda más grande), es definida por muchos como “pasar un día de vacaciones en una tienda de dulces musical”. Sus empleados son músicos, DJs, escritores y en ella han actuado bandas como los Flaming Lips, Elvis Costello, Los Lobos, PJ Harvey, Nancy Sinatra o Belle & Sebastian.

AMOEBA-EDIFICIO

El espíritu revolucionario de los años 60 sigue vivo en «Amoeba», inspirando a músicos, empleados y compradores que encuentran aquí algo de lo que buscan y que están orgullosos de formar este pequeño mundo para amantes de la música, “ya sean almas viejas o espíritus libres”. Una época en la que se empezó a pensar que la música podía no solo parar una guerra sino cambiar el mundo, luchar por los derechos humanos, contra el hambre, la energía nuclear, el cambio climático… Muchos de estos músicos lo hicieron y otros lo siguen haciendo. Bob Dylan con “Masters of war”, Black Sabbath con “War pigs”, The Doors con “Unknown soldier”, Marvin Gaye con “What’s going on”… incluso películas como la antibelicista Hair.

AMOEBA-ROCK

En estos días en los que leo cosas sobre inmigración, racismo, refugiados, guerras, fronteras, política, religión, dinero… me invade una profunda tristeza y no puedo evitar pensar en “Imaginar un mundo sin…”. Ayer una amiga compartió en su muro “Imagine” y decía que «sigue tan actual que da lástima». Me recordó aquel día en el que viendo una exposición sobre escritos y dibujos de John Lennon, mi hijo me preguntó: “Mamá: ¿con la música se pueden combatir las guerras? Le dije que sí. ¿Acaso no piensas que la música puede cambiar el mundo?

Speak Your Mind

*