Art Nouveau y “Mucha” en el Palacio de Gaviria de Madrid

Parece que el frío del Otoño por fin ha llegado a la capital y con él un montón de propuestas culturales y gastronómicas interesantes.

MUCHA OTOÑO

Un de ellas la de la exposición de Alphonse Mucha, que se puede ver en el Palacio de Gaviria hasta el 25 de febrero. Además, puedes llevarte a los niños o que vayan con el colegio, para aprender esas cosas de las vida, que además del arte, se aprenden así mejor que en los libros. (Tienen visitas personalizadas según la edad y audio guías para niños).

MUCHA CARTEL

Las sensuales musas del artista checo, envuelven las paredes del palacio en una magnífica exposición de unas 200 obras entre carteles, dibujos, cuadros, libros, objetos decorativos y fotografías. Una delicia, no sólo por el significado de su obra y por poder disfrutar de la belleza de sus pinturas originales, sino por el lugar donde está expuesta.

MUCHA PALACIO DE GAVIRIA

El Palacio de Gaviria, situado en la céntrica calle del Arenal, es un espléndido edificio del siglo XIX, de estilo italiano. Abrió recientemente sus puertas después de estar siete años cerrado tras ser una de las discotecas de referencia de Madrid, donde más de una fiesta hemos disfrutado en sus salones de época…

MUCHA CHICA

Por aquellos tiempos, descubrí a “Mucha” en la clase de arte y enseguida se convirtió en uno de mis artistas favoritos, porque me pareció mucho más que un cartelista y esta exposición lo corrobora. El Sr. “Mucha”, además del padre del Art Nouveau y uno de los mejores artistas decorativos de la historia, fue un bohemio soñador, que soñaba con la independencia checa del Imperio Austrohúngaro y la hermandad entre los pueblos. Un artista que acercó el arte a las personas, ya que creía que éste debía construir puentes, e investigó a fondo su cultura porque pensaba que un creador debía ser siempre fiel a sí mismo y a sus raíces nacionales. Un cosmopolita, un místico, un patriota y un filósofo, que defendía que sólo la sabiduría nos podía salvar.

MUCHA SARA

Llegó a la fama en el esplendoroso París de finales del XIX, de la mano de la actriz de teatro Sarah Bernhardt, a la que convirtió en diosa a través de sus carteles y para la que también diseñó joyas, vestuario y la escenografía de sus obras. Elevó a la categoría de arte los carteles publicitarios de la época y llenó las paredes de las calles con colores pastel y la belleza de mujeres sensuales, de pelos, formas y líneas infinitamente onduladas.

MUCHA MOET CHANDON

Pero la fama y la plasmación de la belleza no fueron suficientes para él en su búsqueda incansable del objetivo de su arte. Entre las obras que cierran la exposición, figuran las veinte pinturas (en vídeo) que formaron su obra Epopeya Eslava” y su tríptico formado por “La edad de la razón, La edad de la sabiduría y La edad del amor”, por las que fue encarcelado. Y un último y misterioso retrato, el de “Halide Edip Adivar”, nada fresca, jovial, sensual… pero también musa. (En otro post os hablaré de ella).

MUCHA TURCA

Su arte fue perseguido por los nazis y ocultado por los rusos, pero reconocido y valorado por el mundo entero, ya que sirvió de inspiración y aún sigue haciéndolo, a miles de artistas y diseñadores de todos los tiempos.

Speak Your Mind

*