«Ava Gardner», la diva más flamenca

Ayer se cumplían 25 años de la muerte de Ava Gardner. Su belleza le valió una fama con la que nunca se llegó a sentir cómoda. La Metro-Goldwyn-Mayer (sin haber actuado nunca) firmó con ella un contrato de siete años para aparecer en sus películas, pero fue paradójicamente después de estos años cuando alcanzó el éxito con “Magnolia”, “Las nieves del Kilimanjaro” y “Mogambo”. Aunque fue nominada varias veces a los Óscar, Globos de Oro y Bafta, Hollywood nunca le dio ningún premio, pese trabajar en más de 50 películas.

AVA-GARDNER-SEVILLANA

“La condesa descalza”, la convirtió en el “animal más bello del mundo”. Una bailarina española de nombre María Vargas, que encandilaba a Humphrey Bogart convertido en director de cine, para que la convirtiese en estrella. Para el papel, dio clases de flamenco, asistió a corridas de toros y se enamoró de España, tal vez porque decía que “tenía los mismos defectos que ella”.

AVA-GARDNER-VESTIDA-DE-SEVILLANA

España le dio lo que Hollywood no supo darle, y no sólo el Premio a la Mejor Actriz (que le otorgó el Festival de San Sebastián) por su papel en “La noche de la iguana”, ¡es que nacer en una granja rodeada de gallinas el día de Nochebuena tiene que ser bastante folklórico!… En 1955 se fue a vivir a Madrid, viajó por la península, aprendió español, conoció a Hemingway, Lola Flores, Sara Montiel y a algún que otro torero, con los que conoció “la noche madrileña”, mientras disfrutaba de “la vida española” bebiéndosela a sorbos.

ava-gardner-bailando

Por aquellos años se inauguró el primer hotel extranjero de España: el “Hotel Hilton de Madrid”, que además fue el primero de Europa. Para la ocasión se izaron banderas americanas y se bailaron jotas y flamenco (y pero para que no pasara lo que en “Bienvenido Mr. Marchall”), en un intento de acercar EE.UU. y España, se fletó un avión a Hollywood para asegurar la asistencia de todos los artistas del momento. El resultado: una sonada fiesta llena de glamour, que duró tres días, con sus correspondientes noches.

AVA-GARDNER-Y-LOLA-FLORES

Ava Gardner, por supuesto, se alojaba en la suite presidencial del hotel (hoy el Intercontinental), con Frank Sinatra y el torero Luis Miguel Dominguín (por separado, claro, porque escuchar el elegante “My Way” viendo capear un toro, tiene que ser cuanto menos surrealista…). Dicen que cuando cerraban los locales que ella frecuentaba (Chicote, Oliver, el restaurante Riscal, el tablao Villa Rosa, El Corral de la Morería, Zambra, Torres Bermejas o El Duende) la fiesta continuaba en su suite. (Aunque ha sufrido remodelaciones, “La Suite Miró” sigue manteniendo la misma estructura de entonces y pasar la noche en ella cuesta unos 1.300 €).

HOTEL-INTERCONTINENTAL

Ava Gardner, vivió 12 años en España, mientras rodó varias películas, por lo que después de vivir en el hotel durante largas estancias, llegó a comprarse una casa en La Moraleja a la que llamaba “La Bruja” y a interpretar a la mismísima “Duquesa de Alba” en la película “La maja desnuda”, sobre la relación del pintor Francisco de Goya con la aristócrata española.

AVA-GARDNER-EN-LOS-TOROS

El director Isaki Lacuesta sintetizó la estancia de Ava Gardner en España en el documental “La noche que no acaba” (lo puedes ver en TCM), donde se recuerdan sus largas noches de alcohol y flamenco…

Speak Your Mind

*