Bilingüismo e «Inmersión Dual» en California

En 1998, California aprobaba una iniciativa en la que el inglés era el único idioma oficial en las escuelas del estado. Cuesta creer que en un mundo globalizado donde la educación pública en Europa lleva apostando por el bilingüismo varios años, EE.UU. y más California, que es un estado multirracial (lo comentaba ayer en este post), no lo hayan hecho todavía.

Pero esta situación puede cambiar si en 2016, la iniciativa encabezada por el senador Ricardo Lara, da luz verde a la enseñanza pública en inglés y español.  “Necesitamos aprobar la iniciativa que obligará a dar educación bilingüe o multilingüe en California y acabar con 16 años de retroceso”, ha declarado el político. “En aquel tiempo se trató de eliminar la posibilidad de dar clases en español, pero si nuestros estudiantes tienen negocios y contactos con tantos países del mundo, deberán aprender idiomas”, expresó Lara.

BILINGUISMO INGLES ESPAÑOL

La iniciativa está respaldada por la Asociación de California para la Educación Bilingüe y Californianos Unidos (una coalición de padres, maestros, defensores de la educación y de los derechos civiles). “Dar entrada al multilingüismo es obligado y permitirá celebrar la diversidad de nuestra nación”, ha declarado Shelly Spiegel directora de la asociación.

No obstante, no todos están de acuerdo con esta medida, como el senador republicano Jean Nielsen de Gerber, que ve un riesgo de aumentar la ya deficiente educación de las escuelas públicas de California: «Yo alego que ustedes están produciendo niños funcionalmente analfabetos en dos lenguajes», argumentó durante el debate de la propuesta del Senado.

BILINGUISMO IDIOMAS

Afortunadamente, según el Departamento de Educación, en California se están poniendo en marcha más de 300 programas de preescolar y elemental conocidos como de «Inmersión dual» no sólo en español, sino en alemán, coreano, italiano, japonés y mandarín, entre otros. Algunos enseñan dos idiomas en una proporción de 50-50 y otros (que me parecen más interesantes) lo hacen en una proporción de 90-10 (esto es que empiezan por ejemplo con un 90% de español y un 10% de inglés y en cada curso van aumentando y disminuyendo los dos porcentajes hasta llegar al 50% en cada uno).

Los expertos aseguran que estos programas están formando estudiantes bilingües que manejan adecuadamente ambos idiomas a la vez que aprenden los conocimientos necesarios de los programas básicos de educación del Estado.

Visité varias clases de este tipo y me pareció que esta es una buena opción para los niños que empiezan a aprender inglés y para los que no quieren perder el español. Lo bueno es que es un “bilingüismo” real, porque el porcentaje de niños angloparlantes y el de hispanoparlantes suele ser proporcional en las clases y en el tiempo de juegos hablan el inglés. Lo malo, que (aunque es más fácil conseguir plaza si los padres hablan uno de los idiomas de la inmersión), los colegios están llenos por la gran demanda. Y que dependiendo del colegio, el método de enseñanza (tradicional), puede ser bastante repetitivo, condicionando el proceso de aprendizaje general, a la enseñanza de los idiomas.

BILINGUISMO EDUCACION PUBLICA

Lo que está claro es que la educación pública  debería dotar a todos los centros por igual, con los recursos necesarios para “educar” a sus niños lo mejor posible (Univisión hacía pública hace unos meses la demanda judicial que varios estudiantes y padres de distintos colegios públicos de California habían llevado a cabo contra el estado por no ofrecerles una educación de calidad). Por este y otros motivos, los colegios privados de California que enseñan idiomas como el español, chino, japonés, francés o alemán, tienen listas de espera. Pero no todos los padres pueden o quieren acceder a un colegio privado y «la enseñanza de calidad» debería ser un derecho para todos los niños.

Mañana: «Opiniones científico-maternales sobre el bilingüismo».

Speak Your Mind

*