«Contar historias», en un Día del Libro diferente

Siempre me ha gustado contar historias y estos días más. Será porque en estos extraños momentos que vivimos, en los que nuestras libertades se ven truncadas, temporalmente, hay algo que nadie nos puede arrebatar: la libertad de expresión.

Este periodo de transición, aislamiento y reflexión, es una buena oportunidad para estar más conectados que nunca, a través de la tradición oral de nuestra cultura popular. Para transmitir esas historias que se narraban a través de las palabras, boca a boca, de generación en generación. Una tradición contada en cartas manuscritas, cuentos y leyendas en papel, libros electrónicos, videos y blogs.

El otro día, un amigo nos envió un precioso regalo en forma de audio-cuento, narrado por él (un tipo de libro en auge). Me inspiró la idea de volver a contarle cuentos a mi hijo. No lo hacía desde que era pequeño. Sigue siéndolo, pero él cree que ya es mayor porque ha cumplido 11 años… Le encanta leer, pero le entusiasma la idea de escuchar mi voz cada noche. Eso le da seguridad, calma y la posibilidad de transformar sus pesadillas, soñando con encantadores dragones voladores.

historias

Fotograma de la película «UP»

En España, todos los años celebramos el Día del Libro, recitando entre los españoles, nuestro libro más emblemático: «El Quijote». Este año, el 23 de Abril será diferente. Las librerías están cerradas, algunas para siempre y los libros descansan, mudos, en sus estanterías. No celebraremos el Día de Sant Jordi como acostumbramos, llenando las calles de alegría, libros y rosas. Pero estos días nos regalan el «tiempo» para seguir leyendo, más todavía.

Recuperemos el placer de contar historias, para volver a unir generaciones. Para conectar los corazones de abuelos, padres e hijos. Para transmitirnos unos a otros, las palabras que se encuentran escondidas dentro de los libros, deseando ser descubiertas. Os reto a que nos enviemos un pedacito de historia, oral o escrita, nombrando el libro y el autor. ¡Feliz Día del Libro para todos!, porque en ellos se encuentra algo que no podemos perder: nuestra poderosa sabiduría popular y, en definitiva, nuestra cultura.

Speak Your Mind

*