Contra la mutilación genital femenina

Cada 6 de febrero, el mundo entero se pone en pie en contra de la mutilación genital femenina, una espantosa práctica que supone la violación de los derechos humanos, en niñas y mujeres. Un atentado contra su integridad física y mental, su libertad y su sexualidad, que puede provocar daños irreparables, diversas enfermedades e incluso la muerte.

Sin embargo, alarmantes datos de la Organización Mundial de la Salud, confirman que al menos 200 millones de mujeres y niñas de entre 15 y 49 años procedentes de 30 países se han visto sometidas a esta práctica. De esos 200 millones, más de la mitad viven en Egipto, Etiopía e Indonesia. La práctica está casi generalizada en Djibouti, Guinea y Somalia, donde más del 90% de las mujeres y las niñas son víctimas de alguna forma de ablación o mutilación genital. Es increíble que esto siga sucediendo, pero lo peor es que, a menos que se acelere la acción para poner fin a la mutilación genital femenina, unas 68 millones de niñas, habrán sido afectadas para el año 2030.

Desde las organizaciones insisten en que poner fin a la mutilación genital femenina requiere trabajo a muchos niveles, incluida la acción de las familias y las comunidades, los servicios de protección y atención a niñas y mujeres, las leyes y el compromiso político a nivel local, regional, nacional e internacional.

mutilación genital femenina

“Acelerando el cambio”

UNICEF y el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) dirigen el mayor programa mundial para erradicar la ablación/mutilación genital femenina: «Acelerando el Cambio”. El programa promueve políticas y leyes de tolerancia cero, al tiempo que trabaja con los profesionales de la salud para eliminar la mutilación genital y asistir a las mujeres y niñas que han sido sometidas al procedimiento. Datos recientes revelan que en países donde prevalece esta práctica, por cuestiones socioculturales o religiosas, la mayoría de hombres y mujeres están en contra, pero suelen ocultar sus creencias por miedo a que sus comunidades los rechacen. A fin de cambiar esas percepciones, el programa conjunto de UNICEF y el UNFPA trabaja con las comunidades para hablar abiertamente de la práctica y expresar su apoyo para eliminarla.

Resultados positivos

Lo bueno es que desde que se estableció este programa en 2008, según UNICEF, se han aprobado leyes nacionales para la prohibición de la ablación/mutilación genital femenina en 13 países. Además, gracias al programa, más de 3.3 millones de niñas y mujeres obtuvieron acceso a servicios de prevención, protección y tratamiento. Como resultado de un compromiso liderado por la comunidad, más de 34.6 millones de personas en más de 21,700 comunidades hicieron declaraciones públicas contra la mutilación genital femenina (MGF).

Durante las tres últimas décadas, se ha registrado un descenso general de la prevalencia de la mutilación genital femenina que está favoreciendo un gran impulso. Si seguimos actuando como hasta ahora, podremos erradicar la práctica para 2030. JUNTOS PODEMOS ELIMINAR LA MGF, con concienciación, implicación, información y educación.

Speak Your Mind

*