Disneyland, un lugar mágico y feliz

La primera vez que fuimos a Disneyland, queríamos pasar un día divertido. A mi hijo le encantó, pero a mi realmente me sorprendió y disfruté como una enana. Esperaba un enorme parque temático y lo es, pero es mucho más que eso. Creo que es un buen sitio por el que empezar a conocer EE.UU. y sus gentes, y si pasas por California, no te lo puedes perder, tengas la edad que tengas, porque realmente “es el sitio más feliz de la tierra”.

DISNEY-Y-MICKY

La experiencia es inolvidable y la magia que allí se respira, sólo la puede crear Walter E. Disney. Burbujeando encontré el discurso que hizo durante la inauguración, el 17 de julio de 1955:

“A todos los que lleguen a este feliz lugar: bienvenidos. El mundo de Disney es vuestro mundo. Aquí los mayores reviven recuerdos entrañables del pasado, y la juventud puede saborear el desafío y las promesas del futuro. Disneyland está dedicada a los ideales, los sueños y los difíciles hechos que crearon los EE.UU…. con la esperanza de que sea una fuente de alegría e inspiración para todo el mundo”.

PASEANDO-POR-DISNEYLAND

En este lugar feliz, la maldad del mundo desaparece por unas horas. La ingenuidad de las personas aflora. No hay malas caras. No hay sentido del ridículo. La gente se pone los sombreros, la ropa y las orejas más divertidas. La magia te invade con su banda sonora. Todo el mundo es bienvenido a los vagones de los trenes que te llevan a la tierra de nunca jamás o al universo más galáctico: niños, padres, abuelos, gordos, flacos, personas enfermas o en sillas de ruedas… y todos son felices por poder acceder, durante unas horas, a la felicidad que ofrece la magia.

LA-CIUDAD-DE-MICKY

La perfección de este mundo de fantasía es tal, que parece real. Sobrevolar la casa de Wendy es trasladarte a Londres en un minuto, meterte en la casa de Pluto, hacerte pequeño, conocer a Micky ¡es como conocer al presidente de los EE.UU.! y atravesar el espacio dentro de la nave de Star wars… una experiencia única.

STAR-WARS

Gracias Walt Disney, por dejarnos disfrutar de tu creatividad, de tus ideas y de todo tu universo. Hiciste un buen trabajo y dejaste un bonito legado de perseverancia, amor por las cosas bien hechas, sonrisas, un poco de ingenuidad y un toque de magia.

walter-y-micky

Creo que este es un buen sueño americano, pero seguiré buscando.

Speak Your Mind

*