«Eduardo Punset», experto en Felicidad

Esta mañana me despertaba con la triste noticia de la muerte de Eduardo Punset, pese a que él dijo en más de una ocasión, con el sentido del humor que le caracterizaba: “No está demostrado que vaya a morir”. Sin duda una muestra más de que en la vida pasan cosas que a veces la ciencia no puede demostrar…

Justo ayer cogí en la biblioteca un libro suyo, cuyo título me llamó la atención: “El alma está en el cerebro”. Últimamente me da por leer libros sobre cosas tan diferentes como el alma o el cerebro o ¿tal vez más cercanas de lo que pensamos? El caso es que sentí la necesidad de hacer un repaso de su vida, de los libros que escribió y algunos los recuerdo con entusiasmo.

De todas las cosas que hizo y fue Punset, abogado, economista, político, escritor, periodista, presentador, profesor, divulgador científico, director del programa de televisión y de la revista “Redes”… me quedo con su búsqueda constante de preguntas y respuestas sobre la condición humana.

Siempre fue un personaje controvertido, valorado pero también criticado. Normal, los sabios siempre lo son, porque generan ideas nuevas, siembran dudas e incertidumbres y su mente rápida y privilegiada va mucho más allá que la del resto de los mortales. Aunque estudió ciencias jurídicas, poco a poco su labor se encaminó hacia los secretos de la ciencia y más tarde al estudio de las emociones.

Algunos “entendidos” le cuestionan por hablar de emociones no demostrables, por no ser científico o hacer publicidad. Si, probablemente el anuncio del pan de molde no era necesario, pero muchos deportistas anuncian relojes o coches de lujo y nadie cuestiona su honradez. No, Eduardo Punset no era científico, era divulgador y en mi opinión, uno de los mejores, porque cuando le oías hablar conseguía que todo resultara interesante y mantenía tu atención hasta el final. Y eso no significaba estar de acuerdo en todo…

Fue premiado en numerosas ocasiones por sus habilidades de gran comunicador. Por hacernos llegar misterios de la vida y avances científicos, de una forma sencilla y atractiva. Por despertar nuestra curiosidad y hacernos pensar, cuando en la televisión española apenas se hablaba de otra cosa que no fuera futbol y cotilleos. Gracias a sus libros nos hemos enfrentado “Cara a cara con la vida, la mente y el Universo”, podemos entender mejor “¿Por qué somos lo que somos?”, preguntarnos si “El alma está en el cerebro” o viajar a diferentes destinos que nos han hecho ser un poco más felices.

Eduardo Punset llegó a ser nombrado, entre otras cosas, doctor honoris causa. No sé cuál fue la causa de tal nombramiento, aunque seguro que merecida, pero para mí fue, por encima de todo, un experto en Felicidad. Y no todo el mundo puede presumir de dedicar su vida a recorrer el camino de la felicidad, siendo optimista hasta en los momentos más difíciles, para acabar dirigiendo un Congreso Internacional de la Felicidad. No todo el mundo puede contagiar felicidad, conocimientos y emociones, como él lo hacía.

Eduardo Punset

Decía Punset que la mejor definición de la felicidad es “la ausencia del miedo” y que éste se podía tener en cualquier circunstancia de la vida, independientemente de lo que tuviéramos. Por eso entre las pautas para ser feliz aconsejaba:

1.No tener miedo.
2.No anclarse en el pasado.
3.Llevar una buena relación con uno mismo y con los demás.
4.Poner empeño en potenciar tus fortalezas.
5.Tener la sensación de que controlas algo en tu vida.
6.Dedicar tiempo a las cosas que te apasionan.
7.Aprender a compartir el dolor y la alegría con los demás.

Existen científicos expertos y expertos felices que dejan huella, porque viajan, socializan, comparten emociones y conocimientos, buscan dentro y fuera, transmiten con sencillez, humor, curiosidad y entusiasmo e incluso se atreven a emprender un viaje colectivo hacia la Felicidad. Eduardo Punset fue uno de ellos y aunque ya no esté, en sus libros está su legado.

Speak Your Mind

*