El arte de hacer «Barquillos»

La verdad es que con esto de las Fiestas de San Isidro me han entrado unas ganas locas de comer barquillos… ¿Existe algo más típico, castizo y saludable que comerse un barquillo de Madrid?

BARQUILLERO-CAÑAS

Burbujeando en la red encontré a Julián Cañas, el último barquillero de la capital. Pertenece a la cuarta generación de “Los Cañas”, la única familia madrileña que ha mantenido generación tras generación el oficio de hacer barquillos de forma artesanal. Los hacen uno a uno, en su pequeño obrador del barrio de Lavapiés, hasta 500 diarios y sin colorantes ni conservantes, totalmente naturales.

BARQUILLEROS-RULETA

Su padre, Félix Cañas “El Chungaleta”, le enseñó cuando era niño el secreto de hacer cubanitos, parisien, oblea, corto y cono… a cargarlos en “la barquilla” y a venderlos en las verbenas con gracia y salero, gritando a los cuatro costados: “Al rico barquillo de canela, para el nene y la nena, son coco y valen poco, son de menta y alimentan, de vainilla ¡qué maravilla!, y de limón que ricos son! Los venden en el Rastro, en el Retiro, en La Plaza de Oriente, en la Plaza Mayor…

BARQUILLERO-DIBUJO

Un duro oficio que se ha ganado el cariño de los madrileños, y aunque no se le da el valor que se merece, este barquillero tiene un sueño: venderlos en las tiendas como un producto artesanal típico madrileño y poder seguir manteniendo esta bonita tradición del “arte de hacer barquillos”.

BARQUILLERO-BARQUILLOS

Receta de Barquillos Caseros:

Ingredientes:

15 g de mantequilla
50 g de harina
2 claras de huevos
100 g de azúcar en polvo
50 g de mantequilla
2 o g de vainilla

Elaboración:

1.Calienta el horno y engrasa las bandejas con mantequilla fundida.

2.Pon las claras en un cuenco, añade el azúcar y bátelas hasta que queden espumosas.

3.Funde 50 g de mantequilla, tamiza la harina, mezcla ambos ingredientes, añade las claras y la vainilla.

4.Extiende la mezcla en forma rectangular sobre las bandejas del horno y hornéalas de dos en dos de 7 u 8 minutos, hasta que queden doradas.

5.Deja reposar las láminas 2 o 3 segundos y sepáralas de la bandeja con una pala.

6.Coloca las láminas invertidas sobre una superficie lisa y pon un lapicero en uno de los extremos. Enrolla el barquillo alrededor del lápiz y déjalo enfriar sobre una rejilla.

Speak Your Mind

*