El efecto de las «Jam Sessions» en mamá…

Últimamente a mamá le ha dado por escuchar “Jam Sessions”. Dice que es música que hacen los músicos de jazz sin partitura y que es muy divertida porque improvisan, pero a mí me parece que esa música hace que la casa esté más desordenada. Ella dice que a veces «hay que poner la casa patas arriba y desordenar un poco la mente y el espacio, para reordenarlo todo”. No sé a qué patas ni a qué espacio de la mente se refiere, pero siempre lo hace cuando acaba el verano, justo unos días antes de empezar el cole…

Mi hijo dice que desde que esa música entró en casa, todo se ha desordenado un poco ¡y es verdad!. Un calcetín por aquí, un pijama por allá… una trompeta por aquí, una guitarra por allá… pero poco a poco todo se va ordenando. La escucho mientras hago esas cosas que odio y las hago con otro espíritu y mucho más rápido. De hecho creo que me estoy enganchando (a las jam sessions claro), aunque me hubiese encantado escucharlas en uno de esos clubs de jazz de los años 30…

JAM-SESSION-ARCHIBALD-MOTLEY

Copyright: Archibald Motley

El crítico de jazz George Frazier, definió las Jam Sessions como “reuniones informales de músicos de jazz con afinidad temperamental, que tocan para su propio disfrute música no escrita ni ensayada”.

Pero al principio eran muy competitivas. Una especie de “duelo de titanes” entre los grandes del jazz de “haber quien lo hace mejor”, donde el más difícil todavía aún estaba por venir… Creo que escuchar a varios músicos que a veces ni se conocen, improvisando sobre un tema con plena libertad, hace que el resultado sea una mezcla arriesgada y vibrante de creatividad.

En los años 30 se reunían fuera de las horas de trabajo en los clubs de jazz neoyorkinos, pero también en casas o en la calle. El jam fue el comienzo de un “no seguir las reglas” y permitió que jóvenes desconocidos pudieran tocar con músicos consagrados.

JAM-SESSION-BILLIE-HOLIDAY

Dicen que las primeras jams conocidas, fueron las “Sax Battles” de Kansas City, que enfrentaban a figuras locales con artistas de paso. Cuando un músico vencía a otro, los espectadores decían que lo había “trinchado”. Este tipo de batallas tuvieron tanto éxito en Nueva Orleans, que los ganadores arrastraban al público esa noche a su local. En la famosa Calle 52 de Nueva York, se extendieron por un gran número de clubs como el Hickory House, aunque las más famosas parece que fueron las organizadas en el Minton’s con Charlie Parker, Charles Mingus, Thelonious Monk…

JAM-SESSION-AÑOS-30

La industria musical pronto aprendió a utilizarlas de forma comercial y empezaron las «Jazz At The Philharmonic» (JATP) en el Philharmonic Auditorium de Los Ángeles y luego se extendieron por otros países. Tuvieron tanto éxito que se editaron varios discos e incluso se grabó la película “Jammin’ the blues”.

JAM-SESSION-FINAL

Supongo que al ser conciertos programados abiertos al público, el espíritu del jam quedaba un poco diluido… pero tuvo que ser maravilloso poder disfrutar de grandes del jazz como Ella Fitzgerald, Duke Ellington o Dizzy Gillespie juntos en el mismo escenario.

Speak Your Mind

*