El merecido Goya de «Antonio Banderas»

El pasado sábado se entregaban en Madrid los premios Goya 2015, o lo que es lo mismo, los Oscars del cine español. Las guapas actrices españolas brillaron con luz propia, “La isla mínima” se llevó 10 estatuillas y Dani Rovira cumplió con creces su papel de presentador, además de llevarse el premio a mejor actor revelación.

GOYAS-VESTIDOS

Font: RTVE

Pero el protagonista indiscutible de la noche fue Antonio Banderas. Y no sólo por recibir el Goya de Honor a toda su carrera, si no por hacerlo con un discurso brillante, bien estructurado, divertido, reflexivo, emotivo y sentido. Como tienen que ser los grandes discursos…

De la mano de Pedro Almodóvar, bajo los aplausos de un público entregado y la atenta mirada de una Penélope Cruz (que también sabe lo que es «partir» y «volver”), Antonio Banderas, nos emocionó con toda una declaración de intenciones, agradecimientos y perdón, pero sobretodo, una lección de vida, humildad y amor a nuestra cultura.

Estar lejos de tu país, hace que oírle hablar de trenes y de personas queridas que “se hacen pequeñitas mientras te alejas”, emocione. Que recordar a los grandes de nuestra cultura, nos haga extrañar su poesía, en un momento en el que como dice Banderas “se ha hecho de la mediocridad, el mejor negocio de nuestro tiempo. Con artistas, intelectuales y cultura, podemos entender el mundo. Con nuestra cultura, sabremos lo que somos y como hemos llegado hasta aquí”.

GOYA-ANTONIO-BANDERAS

Font: RTVE

Aquel niño de Málaga que admiraba a Picasso, tuvo la valentía y la pasión suficientes como para coger un tren porque quería convertirse en lo que más admiraba: “un ser mágico de esos que desafían al tiempo y al espacio”.

Se convirtió en “chico Almodóvar”, en personajes soñados y odiados, en director, productor… Viviendo la vida como una aventura, desató pasiones y conquistó Hollywood, participando en más de 90 películas, pero siempre con el recuerdo de su España querida en el corazón y el compromiso de no faltar a ninguna cita importante de su ciudad natal.

Ahora que Banderas está en esa mitad del camino donde “mirar hacia atrás le hace sentirse viejo y mirar hacia adelante le hace sentirse joven”, sabe muy bien quien es, porque ha sabido apreciar “los ojos, las bocas, las sabias palabras y las almas” de los que le han acompañado a lo largo de su viaje.

“Nuestro chico Almodóvar” envió un mensaje de aliento a los artistas españoles: “La inseguridad, las crisis y el caos son el mejor aliado de cualquier artista. Debemos disfrutar con las manos sucias en el barro que tenemos que moldear con el aliento de la incertidumbre que proporciona tanto el éxito como el fracaso, pero siempre con espíritu crítico”.

Dedicó el premio a su hija, de quien dijo que “se había perdido los mejores planos, aun siendo su mejor producción”. Dudó de si merecía el premio en este momento de su carrera… Pues yo le diré que sí, porque cuando un premio se recoge con la humildad por los errores cometidos, el orgullo de haber conseguido parte de tus propósitos y la sabiduría de quien sabe de dónde viene y a donde va: es merecido.

El cine español “Resistirá” a ritmo del Dúo Dinámico, gracias al esfuerzo y dedicación de “la gran familia del cine”, que lucha día a día por defender proyectos dentro y fuera de nuestras fronteras.

GOYAS-2015

Font: RTVE

Pero puede convertirse en algo “grande”, si los que como él, que tienen “el poder y las ganas”, siguen apostando por esta aventura aun cuando la ruta se haga más complicada, pero también más apasionante…

No me cabe duda de que Antonio Banderas “en esta segunda parte del partido de su vida que ahora comienza” sabrá mejorar lo mejorable, impulsando más que nunca el cine español y haciéndonos soñar como lo que es y siempre ha sido: un hombre “de bandera”.

Os dejo con su discurso, porque merece la pena escucharlo entero.

Speak Your Mind

*