El sueño de ver a tus ídolos en directo

Hace unos días, la banda irlandesa U2 anunciaba una gira por Norteamérica y Europa para celebrar el 30 aniversario de su legendario álbum “Joshua Tree”. Un concierto soñado para muchos de nosotros por lo que significa y si además en Los Ángeles tocan en el mítico Rose Bowl de Pasadena, justo al lado de casa… tal vez resulte demasiado bonito para ser verdad.

U2-PORTADA-JOSHUA-TREE

Hace ya tiempo que la música se convirtió en un negocio, pero el mundo globalizado nos está llevando a que nuestros sueños se cumplan o no a golpe de clic y de tarjeta. Los expertos en marketing deciden cuando y donde anunciar el evento y mientras comienza la cuenta atrás de los días que faltan para poner las entradas a la venta, los fans esperamos ansiosos, cuál rebaño de ovejas, hasta que el cronómetro de una absurda página web indique los días, horas, minutos y segundos que quedan para que se desate la locura de encontrar una entrada no muy mala a un precio razonable. Pero eso es casi imposible que pase, porque mientras las páginas de reventa supuestamente legales ya han empezado a duplicar sus precios, esa maldita web de la que estamos pendientes miles de personas a la vez en todo el planeta, empieza a bombardearte con el cartel de no hay entradas de esas de a 200 dólares con visibilidad reducida, quince minutos después de ponerse a la venta y a la media hora, el precio de la entrada más barata habrá pasado de 300 a 600 dólares. Y entonces es cuando empieza a convertirse en una pesadilla el sueño de ver a tus ídolos en directo… porque sólo unos pocos privilegiados tendrán la suerte o la osadía de pagar semejante cantidad por asistir a un concierto. No será mi caso, que a estas alturas de la película ya estoy tan cabreada por la manipulación y la absurda locura colectiva, que prefiero sentarme plácidamente en el salón de mi casa a desempolvar aquel vinilo que hablaba de sueños rotos y esperanzas. Y mientras lo escucho, recordaré ese concierto especial que nunca volverá a repetirse, a pesar del maquillaje y las técnicas de marketing…

U2 JOSHUA-TREE-BN-2

Por suerte, todavía quedan algunos sueños que no los puede comprar el dinero. Como adentrase en el desierto de Joshua Tree, conduciendo con las ventanillas bajadas y escuchando a todo volumen “I still haven’t found what i’m looking for”.

Speak Your Mind

*