«Frida Kahlo», el arte más poderoso de la vida…

Estos días, recordando a Frida Kahlo, mi hijo me preguntó que quién era esa mujer con bigote y una sola ceja…

FRIDA-PORTADA

Copyright: Yuyi Morales

Leímos este maravilloso cuento de Yuyi Morales, una escritora e ilustradora mexicana que además hace unas marionetas preciosas. (Podéis ver cómo lo hizo en este vídeo).

FRIDA-AMO

Copyright: Yuyi Morales

Le dije que Frida era una niña con mucha imaginación, que le gustaba inventarse cuentos, reír, bromear, pintar, cantar, disfrazarse… Y que también sufrió mucho porque cuando era niña se puso malita y tuvo un accidente terrible que le obligó a estar en cama durante mucho tiempo. Pero que pintar y escribir le ayudaron a ser feliz y a sacar sus sentimientos y las cosas que le hacían daño. Que hizo más de 200 cuadros, que defendió la cultura mexicana como nadie lo había hecho hasta entonces y que influenció a muchos artistas y personas con su arte.

FRIDA-SUEÑA

Copyright: Yuyi Morales

Que a pesar de su sufrimiento, fue una mujer muy valiente, que luchó por las cosas en las que creía… que era soñadora, generosa, apasionada, que se convirtió en una gran artista y que aunque murió joven, defendió la vida hasta el final…

FRIDA-VIVE

Copyright: Yuyi Morales

Admiro a esta mujer desde que la descubrí. Aunque fue mexicana, creo que sus raíces judías, húngaras, españolas e indígenas la hicieron única, despertaron su espíritu buscador y entender el mundo de otra manera.

La polio la dejó postrada en una cama y la alejó de los juegos infantiles durante 9 meses, pero seguro que practicar fútbol y boxeo para superar la enfermedad y sus secuelas, le hizo ser más fuerte, inconformista y  luchadora que lo que la sociedad mexicana de la época esperaba de una niña.

No puedo ni imaginarme lo que esta chica de 18 años tuvo que sufrir tras el horrible accidente en el que un tranvía aplastó el autobús en el que viajaba… Las múltiples fracturas en clavículas, columna, costillas, pubis y extremidades le llevaron a someterse a más de 30 operaciones y a soportar terribles tratamientos. Pero ni los corsés ni los yesos pudieron “encorsetar” su espíritu indomable, desbocado cada vez más, dentro de un cuerpo pequeño y frágil. Tampoco impidieron que hablase, viajase o amase con libertad dónde o a quién quisiese… Debido al deterioro de su salud, los médicos le prohibieron asistir a la única exposición individual que le hizo México en vida, pero ella llamó a una ambulancia y apareció en una cama de hospital que fue colocada en el centro de la galería. Frida contó chistes, cantó y bebió toda la tarde y la exhibición fue todo un éxito.

Y el arte se convirtió en el talismán de su dolor. Como ella misma decía: “El arte más poderoso de la vida, es hacer del dolor un talismán que cura. Una mariposa renace florecida en fiesta de colores”.

FRIDA

Copyright: Frida Kahlo

Lo único que le impidió aquel fatídico accidente (en el que el posamanos del autobús entró por su cadera y salió por su vagina), fue ser madre. Se quedó embarazada varias veces pero tuvo varios abortos y creo que ésto tuvo que ser lo más doloroso para ella, a juzgar por sus pinturas.

La amputación de su pierna por gangrena la sumió en una gran depresión, pero no le impidió asistir en silla de ruedas junto a Diego Rivera (su gran amor pese a todo), a una manifestación de protesta contra la intervención estadounidense en Guatemala.

Frida murió a los 47 años sumergida en su profundo dolor, pero su último cuadro, fueron estas sandías muy rojas con la frase “Viva la vida”.

FRIDA-SANDIAS

Copyright: Frida Kahlo. Museo de F. Kahlo

Speak Your Mind

*