«Joker» y Joaquin Phoenix

Estos días circula por las redes el discurso más comentado, compartido y emotivo de los Oscars: el que hizo Joaquin Phoenix cuando recibió el Oscar a Mejor Actor por su magnífica interpretación en la película «Joker». Un discurso que brilló por su humildad, más que por el éxito arrollador de su ganador.

El actor, que indicó que no se siente por encima de ninguno de sus compañeros, compartió con todos su amor por el cine y agradeció que el séptimo arte le haya dado la oportunidad de disfrutar de una vida extraordinaria. Aunque su mayor obsequio haya sido la de poder poner voz a los que no la tienen.

Joaquin Phoenix

Es el caso del personaje que representa «Joker», el legendario payaso que empieza haciendo reír a los niños y acaba haciendo llorar a todos. El personaje, al que Phoenix pone no sólo voz, sino también cuerpo y alma, nos invita a su espectáculo macabro para hacernos reflexionar. Entre otras cosas, hasta qué nivel de destrucción podemos llegar los humanos, cuando no tenemos el apoyo y el cariño necesarios, mientras se nos va desdibujando el maquillaje… Más en el caso de una enfermedad mental, donde la sociedad individualista y competitiva mira hacia otro lado, apartando al diferente en lugar de integrarlo. En el caso de la americana, el cóctel molotov explota, si la ética no controla armas, ayudas sociales, éxitos, fracasos y medios de comunicación. En ningún caso la violencia es justificable y en este tema, la película es ambigua, como lo es el sistema.

Joaquin Phoenix

Siempre he pensado que hay dos formas de salir del sufrimiento: destruyendo o creando. La primera nos liquida y la segunda nos hace brillar. Y es el amor lo que nos impulsa a crear y retroalimentarnos. El actor, apeló a esa capacidad creativa del ser humano y a su ingenio, “para utilizar el amor y la compasión como principio y poder crear, desarrollar y aplicar sistemas de cambio, que beneficien a los seres vivos y al medio ambiente”. Porque como él dice y yo también lo pienso, “nos hemos desconectado del mundo natural con nuestra visión egocéntrica del mundo, pensando que somos el centro del universo, devastando la naturaleza y a los animales. Por eso debemos luchar contra la injusticia, contra la creencia de que alguien tenga el derecho a dominar, controlar, usar y explotar a otro, de manera impune”, añadió Phoenix.

El actor, también reconoció, en un acto de humildad, haber sido en ocasiones “egoísta, desagradecido, complicado en el trabajo y hasta cruel” y agradeció esta segunda oportunidad. “Porque es entonces cuando estamos en nuestro mejor momento, cuando nos apoyamos y no cuando nos castigamos por errores pasados. Cuando nos ayudamos mutuamente para crecer, cuando nos educamos el uno al otro y nos guiamos hacia la redención: Ahí es donde está la mejor humanidad”.

Joaquin Phoenix, terminó su emotivo discurso, recordando una frase que escribió su hermano River Phoenix poco antes de morir por sobredosis: “Corre para salvarte con amor y la paz te seguirá”.

Os dejo el link del discurso completo.

Speak Your Mind

*