Kirk Douglas, el último gladiador

Murió Kirk Douglas, el último gladiador de la época dorada de Hollywood. El que luchó por el cine, contra la industria y la caza de brujas. A pesar de su pasión, de sus habilidades como actor y de haber participado en más de 70 películas, nunca ganó un Oscar, por sus ideas políticas y sus incómodas palabras. Bueno sí, el honorífico, ese premio de consolación que a veces otorga la Academia a algunos actores con los que se siente en deuda… Murió aquel auténtico y consecuente “loco del pelo rojo”. El gladiador que luchó contra los leones y que a pesar de saborear el triunfo, supo seguir su instinto y cambiar de rumbo, en vez de acomodarse entre cojines de plumas, hipocresías y adulaciones.

Kirk Douglas

Kirk Douglas en la película «Espartaco»

Creo que el secreto de su éxito fue que nunca olvidó a dónde iba ni de dónde venía. Nació en el seno de una familia humilde, en la que sus padres eran campesinos judíos y él tuvo que trabajar desde muy pequeño para sacar adelante a su familia. Su padre les abandonó cuando apenas tenía cinco años pero, pese a las dificultades económicas, nunca dejó de estudiar. Empezó vendiendo dulces en el colegio, donde descubrió el teatro y su pasión por la interpretación. Como no podía pagarse la universidad, habló con el decano, quien le ofreció un trabajo de jardinero para costearse los estudios. Trabajó como dependiente y ganó varios campeonatos de lucha libre. Pero sus golpes más certeros no los dio con los puños, sino con las palabras. Estudió Filosofía y Letras, participó en varios debates y consiguió estudiar Arte Dramático con una beca.

Durante 50 años trabajó en la industria del cine y la Academia de Hollywood le premió por ello, pero nunca se olvidó del teatro y de buscar proyectos interesantes que le entusiasmaran, como productor independiente. Gracias a su tesón y coraje, produjo varias películas. Algunas no tuvieron mucho éxito, pero otras como “Espartaco” o “Alguien voló sobre el nido del cuco”, pudieron financiarse y ver la luz, con gran éxito de crítica y taquilla.

Kirk Douglas

Kirk Douglas en la película «El loco del pelo rojo»

Sobrevivió a un accidente de helicóptero, a un infarto, una trombosis y una apoplejía, que le dejó sin habla y casi paralizado. También a la muerte de un hijo. Pero siguió luchando hasta el final, implicándose en una gran labor social, por causas perdidas y por defender a las minorías. Pese a todo, siempre mantuvo su sonrisa y buen humor y compartió con todos su amor por el cine.

Tenía una de esas personalidades fuertes, que dejan huella. El director de cine Vicente Minnelli dijo que trabajar con Kirk Douglas fue la colaboración más gratificante y estimulante de su vida. Por su vigor y energía incansable. Por su disposición a probarlo todo. Por el desinterés absoluto que le merecía su aspecto físico. Porque su entusiasmo y entrega a los proyectos, eran contagiosos.

Kirk Douglas

Kirk Douglas en la película «Senderos de gloria»

La American Academy of Dramatic Arts le galardonó con un premio en el que puede leerse: “Su talento empieza en la planta de sus pies y acaba en un espíritu que puede llegar más allá de las estrellas”. Y hasta allí llegó, porque sabía de donde venía y a dónde iba. Parecía eterno, pero el actor más longevo de Hollywood, traspasó el paseo de la fama y se perdió por senderos de gloria. Por suerte, nos dejó su ejemplo, su arte, su mirada y su fuerza. Quien sabe hasta dónde llegará el espíritu rebelde e inspirador del último gladiador de la época dorada…

Speak Your Mind

*