«La Buena Esposa» que Glenn Close hizo brillar

Glenn Close es La Buena Esposa en “The Wife”, la última película del director sueco Björn Runge, basada en la novela de la escritora americana Meg Wolitzer. Una perfecta esposa y madre que lleva 40 años sacrificando sus sueños y ambiciones para apoyar a su marido, el escritor Joe Castleman en su camino hacia el éxito. Todo cambia cuando Castleman consigue su ansiado Premio Nobel de Literatura y su brillo eclipsa a toda la familia.

LA BUENA ESPOSA

Lo interesante de la película, más que la trama, es la compleja historia de amor entre estos dos personajes maduros, que después de luchar toda una vida juntos, siguen conviviendo y persiguiendo sus sueños con perseverancia, complicidad, sentido del humor y amargura. Un camino difícil, lleno de satisfacciones y frustraciones, de dudas, contradicciones y secretos, que deja un sabor agridulce.

LA BUENA ESPOSA

El duelo interpretativo entre Glenn Close y Jonathan Pryce, y su historia de amor de luces y sombras, es posiblemente lo mejor del film. También lo es la excelente actuación llena de matices con la que consigue ella hacer visible a una mujer invisible, hasta el punto de hacerla brillar. Su fantástica interpretación ha sido reconocida con el Premio a Mejor Actriz de Drama en los pasados Globos de Oro y debería proporcionarle un merecido Oscar. El discurso feminista de Close, que está muy presente en la película, traspasó la pantalla de la ficción para convertirse en realidad. Fue sin duda el momento más emotivo y reivindicativo de la gala celebrada en Los Ángeles. Un premio que dedicó a su madre y a todas las mujeres “cuidadoras” que han dedicado su vida a sus maridos, hijos y mayores, pero que necesitan sentirse realizadas y perseguir sus sueños. Siempre bajo el convencimiento de que pueden conseguirlo y el deseo de que les dejen llevarlo a cabo. 

Speak Your Mind

*