La discriminación de las mujeres en el cine

Hace unos años, una mujer inventó un test para saber si un guión de una película o una obra gráfica cumplía los estándares mínimos para evitar la desigualdad de género. El “Test de Bechdel” recibe el nombre de la artista Alison Bechdel, autora de un cómic en el que apareció por primera vez este concepto en 1985. Surgió mientras hablaba con una amiga, pensando que una obra de ficción debería tener al menos dos mujeres con nombre propio que hablasen entre ellas de otra cosa que no fuera un hombre… Os imagináis cuantas películas, anuncios y obras de arte no superarían esta prueba a lo largo de la historia? Pero lo peor es que en pleno siglo XXI, cuando parece que la brecha de género cada vez es más corta, esto sigue sucediendo. La artista americana, asegura que les inspiró el ensayo “Una habitación propia”, de Virginia Woolf en la que la escritora criticaba el hecho de que en casi toda la literatura de ficción, la presencia del personaje femenino se debía a su vínculo con un personaje masculino. Y esto fue en los años 20, cuando la presencia de las mujeres delante y detrás de la cámara era mayor que en los años 50, como os contaba el otro día en este post

Si bien el test de Bechdel no me parece determinante, ya que no profundiza en los personajes, sí es una forma sencilla de destacar la poca presencia femenina que existe en la gran pantalla. De hecho varias webs de cine y de mujeres indican que películas tan populares como Star Wars, Lara Croft, Cazafantasmas, Avatar, El quinto elemento, Regreso al futuro, James Bond, Piratas del Caribe, Top Gun, Desayuno con diamantes, Gravity e incluso Toy Story e Inside Out, no pasan el test. Tampoco lo superan más de la mitad de las películas que han ganado un Oscar en los 90 años que lleva el festival, ni las de la última década, ni las del año pasado. Sólo cinco mujeres han sido nominadas y una sólo ha ganado el Oscar a Mejor Directora: Kathryn Bigelow por “The Hurt Locker” en 2009. Este año en Hollywood ha habido más presencia de personajes femeninos, delante y detrás de las cámaras, en series como “Big Little Lies” o películas como “Lady Bird”, “Tres Anuncios en las afueras”, “Yo, Tonya” o “Una mujer Fantástica”, pero ninguna ha ganado el Oscar a Mejor Dirección ni Mejor Película.

Kathryn Bigelow (2009) la única mujer que ha ganado el Oscar a la Mejor Dirección

Según un estudio del Instituto Geena Davis, otros países han hecho películas más equilibradas en igualdad de género en los últimos años (2010-2013) como China, Corea del Sur, Reino Unido, Brasil y Alemania. En España, tampoco creo que muchas películas superen el test de Bechdel, pero gracias a directores como Almodóvar, Amenábar o Julio Médem, la presencia de personajes femeninos es bastante aceptable y este año varias películas se han centrado en historias de mujeres, como os contaba en este post. Sorprende saber que en 30 años que llevan los premios Goya, las cineastas españolas hayan sido nominadas al Goya a la Mejor Dirección en 15 ocasiones y algunas varias veces. 3 de ellas lo han ganado: Pilar Miró en 1996 por “El perro del hortelano” (y fue nominada en la primera edición de los premios) e Iciar Bollaín en 2003 por “Te doy mis ojos” (también ha sido nominada varias veces). Isabel Coixet, lo ganó en 2005 por “La vida secreta de las palabras” y este año por “La Librería”, que también ganó el premio a Mejor Película. Una historia protagonizada por una mujer solitaria, que supera con creces dicho test, porque está dirigida por una mujer. Pero todavía queda mucho por hacer para que las mujeres en el cine y en la televisión dejen de ser discriminadas y muchas historias de mujeres por contar.

Pilar Miró, la primera mujer que ganó un Goya en 1996 a Mejor Dirección

 

Speak Your Mind

*