La Guía de la Buena Esposa

La última película de Glenn Close, “La Buena Esposa”, me hizo recordar aquella espantosa “Guía de La Buena Esposa” que circulaba por la España de los años cincuenta para adoctrinar a las mujeres. Las “11 reglas para mantener a tu marido feliz”, hoy pueden parecer demasiado machistas, desfasadas y superadas… pero en el inconsciente colectivo de hombres y mujeres, todavía existen pensamientos y actitudes que siguen deseando a la mujer perfecta. Dejen de buscarla, porque no existe, pero encontrarán mujeres estupendas con defectos adorables. A veces es necesario hacer una visita al pasado, para darnos cuenta de lo que hemos avanzado y de lo que nos queda por cambiar. Para respetarnos cada día un poco más y no repetir patrones aprendidos, aunque los expresemos con mejores palabras.

 

Hoy en día, las mujeres seguimos escuchando esos “Micromachismos”, de forma indirecta, expresados con mejores palabras, pero que nos irritan por su repetición y simbología. Debemos evitarlos y cambiar de actitud, porque la casa, los niños y las relaciones de pareja, son cosa de dos. Algunas recomendaciones:

1. ¿Qué tal tu día? es una buena frase para empezar la velada con buen pie. Porque si llegamos diciendo que hemos tenido un mal día y estamos cansadísimos, parecerá que tenemos “el monopolio del día horroroso”.

2. Los “tenemos” y los “hay que” se hacen entre dos, tomando la iniciativa y no esperando a que la otra persona los haga.

3. Las “sartenes que llegan hasta el techo”, quieren decir algo. La mayoría de las veces, la falta de tiempo o reivindicación de muchas mujeres agotadas.

4. La frase ¿Cuándo viene la chica a limpiar? significa que hay pelusas detrás de la puerta. Si te molestan hasta el punto de que no puedes dejar de mirarlas, lo mejor es que las barras. La escoba es unisex!

5. Los “niños sin poner el pijama a esas horas, probablemente tengan la tarde rebelde… a lo mejor tú lo consigues!

6. “Te saco la basura”, no es ayudar. La basura y otras cosas se generan entre todos, pero muchos hombres siguen utilizando el “Te” indiscriminadamente, como si de un favor se tratara…

7. “Deberías entender mi estrés y mi presión”, suele ir unida a “No hagas un mundo de una tontería”… ¿Pero quién decide cuándo las tonterías empiezan a ser estresantes?

8. “Una buena esposa siempre sabe cuál es su lugar”… pero nunca es tarde para reivindicar que el “Paraiso”, es cosa de dos.

Speak Your Mind

*