Las brujas que liberaron a las mujeres

En estos días en los que las brujas están más de actualidad que nunca, viene bien desenterrar algunos sucesos y conceptos olvidados o incluso desconocidos.

Las brujas siempre han fascinado a unos y atemorizado a otros, despertando por igual odios y pasiones, debido a su injusta y mala fama. Pero lo cierto es que fueron las pioneras en la historia de liberación de las mujeres, rebelándose contra la opresión y la sumisión pretendida por los hombres.

brujas

Pagaron cara su valentía, ya que millones de mujeres inocentes fueron perseguidas durante la “Caza de Brujas”. Las acusaron de brujería, de peligrosas, de realizar actos y hechizos malignos… pero la mayoría solo eran mujeres sabias e independientes que poseían gran dominio de su cuerpo y de su espíritu, conocimientos médicos y ginecológicos y ejercían su sexualidad libremente. Vivían en armonía con la naturaleza y conocían las propiedades de las hierbas, por lo que eran capaces de curar enfermedades con ungüentos naturales. 

brujas

El poder combatió con furia a estas brujas rebeldes y revolucionarias e inició así una contrarrevolución, expulsando a las mujeres de los espacios públicos porque eran peligrosas para el nuevo orden social. Esta misoginia supuso la degradación de las mujeres, su “domesticación”, la redefinición de conceptos como masculinidad y feminidad y un ataque brutal a la autoestima femenina.

La quema de brujas fue el feminicidio institucionalizado más grande de la historia. (Sólo en Europa se cree que el número total de procesos podría llegar a ser 110.000, con unas 60.000 ejecuciones). A muchas las torturaron, las sumergieron en aceite hirviendo, les arrancaron los pechos o las quemaron vivas. Contra la extendida creencia de que la caza de brujas tuvo lugar en la Edad Media, lo cierto es que ésta se produjo fundamentalmente en los siglos XVI y XVII, durante el asentamiento del capitalismo y el comienzo de la Edad Moderna. Silvia Federici, escritora y activista feminista, afirma en su libro “Calibán y la bruja”, que la caza de brujas fue un elemento fundacional del capitalismo que supuso el nacimiento de la mujer sumisa. El cambio de modelo social y económico impuso la división sexual del trabajo y la subordinación de las mujeres. Pero la tortura y ejecución de millones de mujeres fue minimizada y recogida en los libros de historia como algo folclórico, ignorante e incluso supersticioso.

brujas

W.I.T.C.H. dando un discurso en la Universidad de California

A la masacre de la caza de brujas, no se le prestó mayor atención hasta los años 70, cuando el Movimiento de Liberación de la Mujer rescató este importante capítulo de la historia. En esos años surgieron en EE.UU. grupos de mujeres que defendían una completa revisión de la historia de las mujeres. Uno de ellos fue W.I.T.C.H. (las siglas de un grupo de feministas de New York, que significaba: Conspiración Internacional de las Mujeres del Infierno). Poco a poco fueron expandiéndose por varios estados y lograron con sus discursos, literatura y obras de teatro, hacer resurgir de sus cenizas a aquellas mujeres quemadas en la hoguera para empezar a cambiar el mundo.

brujas

Episodios como estos, tienen gran importancia a la hora de entender el papel de la mujer en la sociedad actual. Y las brujas, lejos de la imagen malvada que nos han vendido, fueron mujeres valientes que dieron un paso al frente por su liberación, alejándose del modelo establecido y desafiando la estructura de poder patriarcal. Fuertes y transgresoras, dueñas de su vida y con creencias propias, buscaban la sabiduría dentro de sí mismas y la compartían con las demás. Convencidas de su poder y de que para ser más fuertes, es necesario tejer redes de mujeres, porque ese es el secreto para resistir y avanzar.

Speak Your Mind

*