Lo que puede «contener» una hamburguesa

Una hamburguesa por si sola puede ser un alimento equilibrado. Contiene proteínas (carne), vitaminas (vegetales) e hidratos de carbono (pan). El que sea más o menos saludable depende de la calidad y proporción de sus ingredientes, de la cantidad de grasa y de sus calorías. La cantidad de grasa varía en función de la procedencia y tipo de carne (pavo o pollo menos grasas que vacuno). Y las calorías dependen del tamaño y de los condimentos (las hamburguesas XXL o las de queso o bacon pueden llegar a las 1.000 kCal). Si además las acompañamos de patatas fritas bien sazonadas, aliños y refrescos con azúcares, el aporte calórico de estos menús puede llegar a las 2.000 kCal (más de lo que necesita en cuerpo de una persona adulta al día).

HAMBURGUESAS-INDICE-BIG-MAC

El problema está en el abuso. En EE. UU. se come una media de 3 hamburguesas a la semana por persona y su consumo está tan extendido a nivel mundial que hasta existe el “Índice Big Mac” (esa tabla rara de 120 países que indica cuántos dólares vale una hamburguesa en distintas partes del mundo, para comparar las economías).

HAMBURGUESAS-FAST-FOOD-NATION-BOOK

El libro «Fast Food Nation» escrito por el periodista Eric Schlosser, del que posteriormente Richard Linklater hizo una película bajo el mismo título, abrió hace unos años una polémica reflexiva acerca del abuso de la comida rápida en EE.UU. y de su influencia mundial. De todo lo que puede haber detrás de una simple hamburguesa y de su industria (muy recomendable leer el libro y/o ver la película).

HAMBURGUESAS-FAST-FOOD-NATION

En el documental “Super Size Me”, Morgan Spurlock (que lo dirige y protagoniza), decide alimentarse durante un mes únicamente de comida de McDonald’s, para mostrar los problemas de salud que pueden originar el consumo excesivo de este tipo de comida (aumento de peso, problemas cardiovasculares, colesterol, diabetes…)

HAMBURGUESAS-SUPER-SIZE-ME

Y el chef Jamie Oliver, también demostró en su programa “Food Revolution”, como para elaborar “ciertas hamburguesas”, se utilizaba carne picada de dudosa procedencia y no apta para el consumo humano, a la que previamente se lavaba con hidróxido de amonio (sustancia poco saludable) con el objetivo de eliminar los microbios.

Con un conocimiento aproximado de lo que puede llegar a contener “el enemigo”, nos disponemos a buscar Hamburguesas Saludables (porque las hay), y a encontrar “La Mejor Hamburguesa”, que desvelaré el 28 de mayo (Día Internacional de la Hamburguesa).

Speak Your Mind

*