Los curiosos animales del Zoo de San Diego

A simple vista, el Zoo de San Diego puede parecer un zoo como todos los demás, pero cuando te adentras en él, descubres por qué es uno de los más importantes del mundo.

Dicen que todo empezó con un rugido… cuando en 1916, el Dr. Harry Wegeforth escuchó rugir a un león en la Exposición Internacional de Panama-California, en el Parque de Balboa. Entonces decidió construir un Zoo en San Diego con un pequeño grupo de animales. Hoy, un espacio de 100 acres alberga más de 4.000 animales de 800 especies diferentes de todo el mundo y 700.000 plantas exóticas.

ZOO PAVO REAL

Lo puedes visitar en teleférico, en bus turístico, en un tour VIP (si quieres tocar a los animales, alimentarles o hacerte fotos con ellos) o a pie (la mejor opción aunque la más cansada, pero podrás hacer tu propio itinerario y encontrarte algún visitante peculiar por el camino, como estos pavos reales).

ZOO PANDA

Sin duda las estrellas son los Osos Pandas. Es uno de los pocos zoo que tiene dos pandas gigantes de China y hasta once han vivido aquí desde su apertura. Pueden pasarse más de doce horas horas al día comiendo bamboo, su comida favorita (ya que al ser bajo en nutrientes necesitan comer la mitad de su peso cada día).

ZOO GERENUKS

Nos llamaron mucho la atención los Gerenuks, una mezcla curiosa entre girafa y gacela africana, que puede vivir toda su vida sin beber agua. Nos gustó observar cómo estiraban su largo cuello y movían su cuerpo, elegantes, como si fuesen esbeltas bailarinas.

ZOO OKAPI

Y nos enamoramos de los Okapis. Una especie de girafa de patas y cuello corto, con forma de caballo, pero que tiene patas y glúteos de cebra… vaya mezcla! Viven en el Congo y tienen una lengua tan larga que les permite hasta limpiarse las orejas. Son solitarios y sólo viven juntos durante el celo y el cuidado de su única cría, que nace en agosto u octubre y cuya gestación dura más de un año. Tienen un amplio repertorio vocal, para comunicarse con sus madres, pero cuando se convierten en adultos se quedan casi mudos (sólo emiten sonidos durante el apareamiento). No son capaces de diferenciar a su madre, por lo que si pierden a su progenitora son adoptados por otras okapis que les defenderán hasta la muerte enfrentándose a su único depredador: el leopardo.

Siempre nos gusta volver a ver a las simpáticas girafas, que parece que ríen mientras mastican…

ZOO GIRAFAS

A las cebras presumidas con su perfecto manto de rayas negras y blancas…

ZOO CEBRA

Y al elefante, que se mueve firme y seguro, mientras desliza su trompa con graciosa delicadeza.

ZOO ELEFANTE

Y nos hizo mucha ilusión entre tanto animal exótico encontrarnos con un burro español!.

ZOO BURRO

Esta estampa nos conmovió. La de las cuidadoras jugando con los flamencos al caer la tarde. Les picaban el pelo juguetones y se acurrucaban en sus brazos como si fuesen bebés, ante la atenta mirada de los espectadores.

ZOO FLAMENCOS

Sin duda un sitio muy didáctico y recomendable para ir con niños, dónde te puedes encontrar desde flamencos caribeños, gacelas saltarinas, cerdos barbudos, pájaros secretarios y hasta el mismísimo demonio de Tasmania!.

Speak Your Mind

*