Los niños vuelven a las calles, rodeados de polémica

Ayer, por fin, los niños salieron a la calle. Fue precioso volver a escuchar sus risas, llenando ese silencio ensordecedor que envolvía las calles desde hacía ya seis semanas…

Me alegra saber que no era la única que lo echaba de menos, a juzgar por los comentarios de los que se alegran del disfrute ajeno, aunque no sea el suyo, de momento.

La mayoría de las familias, en nuestro primer paseo, mantuvimos la distancia social y medidas sanitarias recomendadas, como padres responsables cuya máxima preocupación es proteger a nuestros hijos. Sin embargo, circularon por los medios y redes sociales, algunas imágenes (muchas repetidas y otras sacadas de contexto, sin indicar lugar ni fecha) de casos concretos que parecían no cumplir la normativa. Ya digo que no fue la generalidad, porque en la mayoría de ciudades españolas, los parques están cerrados. Pero aún así no cesan los comentarios ni las críticas. Si los niños salen, si no salen, si contagian, si hacen o no hacen…

Siempre hay casos concretos de personas que no cumplen las normas, pero es responsabilidad de todos no convertir excepciones en generalidades. Personalmente, no entiendo esta cruzada contra los padres, de tacharlos de irresponsables y decir, de forma despectiva, que esos niños transmisores (a pesar de la cuarentena) se saltan las normas, sistemáticamente. La salud de todos y la convivencia en armonía está en juego, por lo que sería bueno, permanecer unidos y alegrarnos por los avances que vamos consiguiendo.

Queda camino por andar, pero éste es el primer paso para recuperar nuestras libertades e ir volviendo poco a poco a la normalidad, en la medida de lo posible. Y digo en la medida de lo posible, porque salir a pasear, como dice el chiste, con mascarilla, guantes, patinete, gel desinfectante, pasaporte, libro de familia, cronómetro y cinta métrica, más que pasear… es un sucedáneo de paseo. Si encima lo haces rodeado de miedo y de críticas, ni te cuento. Pero, aún así, es un buen comienzo. Sobre todo para los niños, que pudieron disfrutar, por fin, del olor de la primavera.

niños

Speak Your Mind

*