Luchando por la maternidad

Hace unos días, el post “Las renuncias de las madres” de Nohemí Hervada se hizo viral en internet en apenas unas horas. Se ha compartido en Facebook miles de veces y ha salido en distintos medios de comunicación. Y lo hizo porque transformó en palabras los pensamientos y sentimientos de miles de mujeres que nos hemos sentido así en algún momento de nuestras vidas. A mí me gusta llamarlo “El Imagina” de Noemí, porque es algo así como el “Imagine” de John Lennon, pero de las madres. Una especie de utopía maternal que todos deberíamos leer, para que deje de serlo, para que todo sea más fácil, para ser más tolerantes, menos críticos y más reflexivos. Empieza así:

Imagina que eres una profesional altamente cualificada. Imagina que tienes un trabajo que te apasiona. Imagina que ganas mucho dinero que te permite tener el nivel de vida que soñabas. Imagina que sientes que eres respetada y valorada. Imagina que tienes independencia económica que repercute en que tus relaciones con el resto de adultos sean sanas y libres. ¿Lo imaginas? Ahora imagina que te conviertes en madre”… (Puedes leer el artículo completo en español o en inglés: “Las Renuncias de las Madres”, “What mothers give up” en el blog: nohemi-hervada.com).

LUCHANDO-POR-LA-MATERNIDAD

Tiene razón Noemí en eso de que “la maternidad es la carga más pesada de la sociedad, la que nadie reconoce, ni valora, ni remunera”. En que “este largo viaje de la crianza, aunque a veces es duro y solitario, ES PRECIOSO”. Y en definitiva que las madres “siempre estamos sintiéndonos culpables y renunciando a algo: a nuestra vida o a nuestros hijos”. He hablado más en profundidad con ella, mañana os lo cuento, pero mientras tanto…

Habrá quienes sigan cuestionando a las madres que no pueden dar el pecho, o a las que lo dan en público, a las que no piden jornada reducida, o a las que dejan de trabajar durante unos años. ¿Es mejor madre la que pasa más tiempo con sus hijos? ¿Es mala madre la que quiere tiempo para ella? Y la que se vuelca, ¿acaba siendo esclava de sus hijos? Interesante artículo también este que salía en “El Mundo” hace unos días: “Las madres y sus culpas”.

LUCHANDO-POR-LA-MATERNIDAD-DERECHOS

Dejemos de juzgar, cada una sabe cuál es su circunstancia y hay muchas madres que no pueden elegir porque “necesitan” conservar su puesto de trabajo. Pero lo que si podemos hacer entre TODAS es: decidir por nosotras mismas, luchar por mejorar la maternidad, hacernos valorar y respetar, buscar tiempo para nosotras mismas y quitarnos esos sentimientos de culpa, para poder avanzar y hacer que las cosas sigan cambiando, cada vez más.

LUCHANDO-POR-LA-MATERNIDAD-LA-LUCHA-CONTINUA

Speak Your Mind

*