“María Montessori”, toda una vida dedicada a los niños

Hoy quiero hablaros de una mujer realmente inspiradora. De esas que vivió la vida con pasión, que aprendió con incesante inquietud, viajó con los ojos abiertos, trabajó con ilusión, revolucionó la educación, defendió a niños y mujeres y dejó un valioso legado lleno de sabiduría: María Montessori.

MARIA-MONTESSORY-LEYENDO

Nació un verano de 1870 en Italia. A los 14 años estudió ingeniería, después biología, medicina psicología, antropología, filosofía y medicina. Fue la primera mujer italiana que se convirtió en doctora. Se interesó por las condiciones sociales de mujeres y niños y siempre los defendió a través de sus conferencias internacionales, estudios y libros.

Expuso la importancia de la educación a niños con deficiencias mentales y planteó la relación entre el abandono infantil y el desarrollo posterior de la delincuencia. A partir de este momento trabajó con “niños con problemas” y se dio cuenta de que sus capacidades estaban disminuidas por diferentes factores, pero existían y podían desarrollarse. En este momento decidió dedicarse por completo a los niños.

Influenciada por los pedagogos europeos de la época, elaboró el Método Montessori basado en tres pilares fundamentales: El niño (necesita ser reconocido, respetado y ayudado). El Amor (tratarle con cariño para sacar lo mejor de él y que aprenda con ilusión y seguridad). El Ambiente preparado (proporcionarle los materiales y herramientas para que aprenda por sí mismo y crear un ambiente adecuado a su edad).

Elaboró la Pedagogía Científica y partiendo de la observación y del método científico, sus materiales y filosofía. Después de trabajar durante dos años con “niños con problemas”, hicieron el examen estatal y obtuvieron resultados similares a los de los “niños normales”, por lo que llegó a la conclusión de que el niño normal estaba subdesarrollado.

MARIA-MONTESSORY-CLASE

En 1907 inauguró La Casa de los Niños en Roma, para educar a niños de 3 a 6 años. Trabajaban por rincones y actividades, mediante ejercicios de repetición y materiales de autocorrección. No había premios ni castigos, los niños obtenían la satisfacción de realizar solos su trabajo. Poco a poco los más rebeldes se volvieron amables y respetuosos, aprendiendo con interés y entusiasmo. Sin reglas arbitrarias ni datos excesivos, les daba libertad para que aprendieran investigando lo que más les llamaba la atención. Sorprendió al mundo cuando a los 4 años los niños aprendían a leer y escribir como un proceso natural y La Casa de los Niños dejó de ser un centro de control de niños para convertirse en un centro de investigación donde el niño se desarrollaba con dignidad, independencia y libertad. Una libertad para ser activos y elegir, pero con la responsabilidad de saber cómo usarla.

Empezó a abrir escuelas Montessori en EE.UU. y Europa, pero el rechazo de María Montessory a ayudar a los políticos para adoctrinar a los niños con fines bélicos, hizo que le cerraran las escuelas. Con 64 años se va a España y en Barcelona empieza de nuevo. Pero comienza la guerra civil y se va a Holanda, donde funda la AMI, para salvaguardar su legado. Después viaja a la India con su hijo Mario y estalla la segunda guerra mundial. No les permiten salir, a su hijo le envían a un campo de concentración y ella continúa trabajando con niños, investigando y escribiendo. Al finalizar la guerra regresa a Holanda, donde sigue propagando sus ideas y abriendo escuelas Montessori por todo el mundo.

MARIA-MONTESSORY-MAYOR

Recibe la Legión de Honor de Francia por su destacada labor en el campo de la educación, así como la condecoración Honoris Causa de la Universidad de Ámsterdam y es propuesta tres veces para el Nobel de la Paz.

Vivió tres guerras y estoy segura de que eso fue lo que le impulsó a pensar que los niños son el futuro de la humanidad. A no dejar de defender su educación para hacer un mundo mejor. Y a seguir propagado sus ideas, a pesar de los detractores y de las dificultades.

Murió en Holanda poco antes de iniciar un viaje a África. Me pregunto si el destino de esos niños hubiera sido diferente de haber llegado a hacer este viaje… Nunca patentó su método educativo, porque quería que cualquier colegio pudiera utilizar sus investigaciones y aplicarlas. Afortunadamente, son muchos los educadores y los centros que siguen su labor con entusiasmo, admirando a una mujer que por encima de todo, dedicó su vida a los niños para que fueran más felices.

MARIA-MONTESSORY-CON-NIÑOS

Speak Your Mind

*