¿Nos estamos volviendo más sociales o solitarios?

Empieza la tercera temporada de «Black Mirror», esa brillante serie de ficción, que gira en torno a cómo la tecnología afecta a nuestras vidas, en ocasiones sacando lo peor de nosotros mismos. Hace poco, su creador, Charlie Brooker, definía el «espejo negro» como cualquier pantalla de las que habita en nuestras vidas haciéndose cada vez más imprescindible: la de un brillante televisor, la de un frio ordenador, la de un teléfono inteligente… Y hablaba de la tecnología como «esa droga con efectos secundarios, que provoca sentimientos encontrados entre el placer y el malestar».

El capítulo de «Nosedive», («Caída en picado» en español), muestra una sociedad edulcorada por sonrisas falsas y tonos pastel, donde la obsesión de sus habitantes por conseguir cinco estrellas cada vez que suben una foto a las redes sociales, se convierte en algo patológico, más sabiendo que con sólo apuntar a alguien con el móvil, pueden conocer su perfil y saber cuántos puntos tienen en el ranking de su absurda vida. Parece un contrasentido que las redes sociales nos puedan volver ¿más sociales o solitarios?, pero esa «realidad-ficticia» no está muy alejada, si no hacemos buen uso de nuestras herramientas de comunicación actuales.

mas sociales o solitarios

Hace unos días comentaba con unas amigas el ambiente raro y triste que se percibía en nuestro entorno en particular y en el mundo en general, donde demasiadas personas jóvenes enfermaban física o mentalmente e incluso morían. Es como si nos estuviéramos volviendo cada vez más hipersensibles a un mundo más hostil e insostenible.

mas sociales o solitarios

Leí un artículo que había escrito George Monbiot, columnista de “The Guardian”, donde hablaba de una epidemia de enfermedades mentales, ansiedad, estrés, depresión y soledad, sobre todo en mujeres y niños. De que los seres humanos, sociales y empáticos por naturaleza, nos estábamos aislando, y apuntaba a tres factores: el cambio económico, el tecnológico y el ideológico. Señalaba al neoliberalismo, como el detonante que nos empujaba a ser más consumistas, individualistas y competitivos. Me llamó la atención que, según dicho artículo, la soledad tenga un impacto sobre la salud física comparable a fumar 15 cigarrillos al día y que pueda elevar el riesgo de muerte prematura en un 26%, debido al aumento de la producción de la hormona del estrés cortisol, que afecta al sistema inmunológico. (Podéis ver el artículo completo en inglés aquí o en español en este link).

mas sociales o solitarios

Como concluye Brooker, «la supervivencia de los mamíferos sociales es mucho mayor cuando están fuertemente unidos con el resto de la manada», así que ya podemos crear redes de apoyo, de solidaridad, de objetivos comunes… porque para restablecer los valores de nuestro mundo enfermo, se requieren mucho más que respuestas políticas: la agrupación de personas cuanto más humanas, mejor.

Speak Your Mind

*