Otoño en la ciudad, mejor con árboles

A veces la ciudad asfixia con su olor a alquitrán y malos humos. Otras, la altura de sus rascacielos, apenas deja ver el sol, pero en otoño está bonita…

OTOÑO

El exceso de trabajo, la falta de tiempo libre, las largas distancias y el cansancio hacen que a los habitantes de las grandes ciudades, cada vez nos cueste más salir al campo. Más ahora que llega el mal tiempo. Pero al mismo tiempo, cada vez más personas habitan los entornos urbanos (un 75% de la población total en Europa).

OTOÑO

Por eso es importante fomentar, disfrutar y cuidar los entornos verdes de la ciudad, parques, jardines y huertos urbanos. Realizar actividades al aire libre, rodeados de vegetación, como caminar, correr, meditar, montar en bici o patinete… además, alivian el estrés que genera el modo de vida en las ciudades.

OTOÑO

Por si fuera poco, la vegetación en la ciudad aporta oxígeno, controla la contaminación e incrementa la fertilidad del suelo. Los árboles dan sombra, bajan el aumento de las temperaturas provocado por el cambio climático, mitigan el ruido y cobijan al reino animal. Varios estudios aseguran que la población que vive cerca de parques o jardines disfruta de una calidad de vida mayor y viven más años.

OTOÑO

Me alegra la cantidad de huertos urbanos que se están cultivando en las ciudades, porque favorecen las relaciones entre vecinos, el consumo de fruta y verdura, la educación ambiental en niños y adultos, las actividades escolares al aire libre… También es importante su uso terapéutico, ¡aunque esto no es ninguna novedad!. Ya en el año 1.600 algunas personas carentes de recursos económicos empezaron a trabajar en los jardines de los hospitales para poder costearse su hospitalización. Y los médicos observaron que estos pacientes mejoraban más rápido que el resto. En el siglo XIX, el Dr. Benjamin Rush (conocido como el padre de la psiquiatría Americana), documentó el efecto positivo que la horticultura terapéutica (o el trabajo en jardines) tenía en individuos a nivel psiquiátrico. De hecho, en los años 40 y 50 se empezó a utilizar para rehabilitar a los veteranos de guerra. En personas discapacitadas mejora la memoria, las habilidades lingüísticas, emocionales y sociales. Las personas con dificultades aprenden a trabajar independientemente, a resolver conflictos y seguir instrucciones. Y como rehabilitación física, fortalece los músculos, la coordinación, el equilibrio, la resistencia…

OTOÑO

Entre los escolares, los beneficios son también muy grandes. En el colegio de mi hijo tenían un huerto urbano en el patio donde plantaban semillas, observaban el crecimiento de las plantas y estudiaban sus funciones, aprendían a trabajar individualmente y en equipo, recolectaban, cocinaban y hasta vendían sus propias verduras.

OTOÑO

Por todos estos beneficios, aunque haga frío o llueva, no debemos dejar de disfrutar de nuestros espacios verdes de ciudad. ¡Abrígate, coge un paraguas y disfruta de los preciosos colores del otoño!.

OTOÑO

Speak Your Mind

*