Padres en la distancia

Este año la celebración del Día del Padre está siendo un poco agridulce. Un día feliz, porque muchos podremos pasarlo con nuestros hijos, en casa. Y triste, por no poder hacerlo con nuestros padres y abuelos. Un recuerdo especial a todos los padres que nos enseñaron a caminar, dándonos todo su cariño y a los que siguen haciéndolo, aunque sea en la distancia. A los que están, a los que se fueron y muy especialmente a los que se encuentran enfermos en residencias de ancianos y hospitales. Un homenaje a todos ellos y en especial al mío.

Padres

Mi padre fue muchas cosas y algunas, las sigue siendo. El segundo de cuatro hermanos y el más travieso. Periodista y locutor de radio. Recorrió el mundo sin saber idiomas pero con una curiosidad voraz. Escribió sobre economía, energía, gastronomía, turismo… y cubrió aquel momento decisivo de la historia de España: el 23F. Por todo ello es un gran contador de historias. Hoy sigue leyendo y contándonos cuentos de molinos de viento, retirado en un pequeño pueblo de La Mancha. Él tiene un poco de Sancho, pero mucho más de Quijote. Generoso, amigo de sus amigos y de celebrarlo todo. Nos endulza la vida haciendo platos y mermeladas con las recetas de mi abuela. Pero si dura muchos días este encierro colectivo, se nos acabará el último bote de mermelada y la del súper no va a saber  igual, ni de lejos.

Padres

Con él comparto muchas cosas. Otras no, pero no importa. A los dos nos gusta viajar, la gastronomía, la música, el cine y los libros. Por ahora no podemos seguir haciendo lo primero, pero sí lo demás… ¡Así que ni tan mal, papá! Casi todo lo que sé de Comunicación, lo aprendí de él, hasta la pasión por escribir. Sé a ciencia cierta que es mi padre, porque soy igual de Quijote y los dos caminamos de la misma forma. Aunque no siempre estamos de acuerdo en todo y a veces me pone de los nervios, le quiero mucho. Estoy deseando seguir celebrando la vida con él.

Padres

Recuerdo como si fuera ayer cuando me llevaba a “su casa de la radio”. La adrenalina de las últimas correcciones antes de salir a antena. La transformación de las voces de todos cuando empezaba la sintonía del programa. Nadie respiraba. “On the Air”, significaba que había magia en el aire.

Hoy se respira un aire bien distinto. Frío, preocupado y contenido, pero pese a los acontecimientos, sigue habiendo magia. Me pregunto cómo lo describiría él si tuviera que abrir uno de sus noticieros y darnos un mensaje tranquilizador a todos… Espero su respuesta con impaciencia. Papá, deja de jugar al ajedrez y date prisa, que la audiencia espera!

(30 minutos después, desde Hontanaya, Cuenca. Son las 15:30 de la tarde del 19 de Marzo de 2020 y mi padre responde…)

Ser padre a distancia

«En este día del padre insólito, confinado, en un pequeño pueblo de La Mancha vaciada, a solas con mi compañera de alegrías e infortunios, acabo de recibir por WhatsApp esta felicitación de mi única hija. Motivo de sobra para interrumpir el simulacro de celebración de un día del padre sin hijos. Se me antoja que es un buen motivo para reflexionar, aunque sea brevemente, sobre el sentido de la paternidad.

Creo que ser padre es un hito que deja una huella indeleble, que imprime carácter, marcando un antes y un después en nuestras vidas. Engendrar una nueva vida, con todo lo que ello conlleva y educarla en libertad, en el derecho de ser diferente, es sin duda, una ocupación transcendente. Una responsabilidad que tiene un punto de partida: el nacimiento del hijo (en mi caso una preciosa niña) y que desborda nuestra propia existencia. Por eso, no hay coronavirus que pueda con esta sensación. Aunque sea a distancia, Feliz Día del Padre para todos! Lo celebraremos de verdad, cuando amaine el temporal».

Speak Your Mind

*