Plaza Mayor de Madrid: Mercado, Toros y Bandoleros

La Plaza Mayor de Madrid seguía en el mismo lugar donde la dejé, perfectamente diseñada por Juan de Herrera y con la estatua ecuestre de Felipe III clavada en el centro. Volví a pensar ¡qué plaza tan curiosa ésta!, con sus diez accesos por los que entraban y salían a su antojo lo mismo bandoleros que carniceros, reyes, monjes e intelectuales.

MADRID MAYOR PLAZA

Empezó siendo el Mercado de la Villa, con su Panadería y su Carnicería, también fue plaza de toros, lugar de proclamaciones reales, de fusilamientos y de juicios del Tribunal de la Santa Inquisición. En los bajos de los edificios permanecían detenidas en el tiempo las tiendas de coleccionismo, filatelia, souvenirs y los bares de calamares. Me senté en una de sus terrazas y el camarero me contó que en temporada alta podían llegar a servir en un solo bar más de 5.000 bocadillos de calamares al día. Ahora ocupaban la plaza estatuas vivas, músicos, mimos, pintores, charlatanes, vendedores ambulantes… pero la plaza seguía manteniendo su encanto de antaño.

MADRID MAYOR ARCO CUCHILLEROS

Miré hacia el Arco de Cuchilleros, pensando en que por allí se había escapado algún que otro cuchillo, y no sólo de carnicero. También algunos bandoleros, que corrían hacía las Cuevas de Luis Candelas para tramar su siguiente aventura.

MADRID MAYOR CUEVAS LUIS CANDELAS

Por Casa Botín, el restaurante más antiguo del mundo, desfilaban vestidos de época los peculiares personajes de las novelas de Pérez Galdós, regalándonos un pedacito de la increíble historia de Madrid.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Por la calle Arenal, que va de la Puerta del Sol al Palacio Real, recorrí los hoteles, teatros, casas y palacios de la aristocracia madrileña.

MADRID MAYOR ARENAL PALACIO

Recordé las noches en la sala Joy Eslava y alguna que otra fiesta en el Palacio de Gaviria, que no tenían mejor colofón que el mejor chocolate con churros de Madrid de la emblemática Chocolatería San Ginés.

MADRID MAYOR SAN GINES

Speak Your Mind

*