Recetas de salsas mexicanas

Lo que más me ha llamado la atención en la elaboración de las salsas mexicanas ha sido estos “tomates de hoja”, porque en España sólo utilizamos los rojos. Los tomates verdes, o tomatillos (como se llaman también), son originarios de México, van envueltos en una hoja que hay que quitar y se pueden tomar crudos o cocidos. En la cocina mexicana los utilizan mucho para hacer las salsas verdes. Son muy sabrosos y más ácidos que los rojos.

SALSAS-TOMATES-VERDES

También la variedad de chiles que existen y cómo los utilizan dependiendo del tipo de salsa, para guisar o en ensalada (os lo conté el otro día en este post).

Hoy os cuento tres recetas fáciles y sanas para hacer salsas mexicanas: guacamole, salsa roja y salsa picante, con las que podréis acompañar tacos o chips.

SALSAS-MESA

Guacamole:

½ kilo de tomates verdes de hoja

4 aguacates

½ manojo de cilantro

1 chorro de leche

2 dientes de ajo

1 pizca de sal

Elaboración: Se pelan los tomates y se lavan. Se pelan los aguacates. Se añade el cilantro, la sal, el ajo y un chorrito de leche y se tritura la mezcla en la batidora. (Si dejas dentro de la salsa los huesos de los aguacates evitarás que el guacamole se ponga negro y se conservará mejor).

Salsa roja:

5 tomates verdes de hoja

2 botes de tomates rojos pelados y enteros

1 cebolla

1 manojo de cilantro

2 dientes de ajo

1 cucharada de azúcar

1 cucharada de sal

4 hojas de laurel

Elaboración: Pelamos y lavamos los tomates de hoja. Cocemos los tomates verdes y los rojos, junto con el cilantro picado, el ajo y el laurel. Le añadimos una cucharada de sal y otra de azúcar. Después lo trituramos en la batidora y le añadimos algún chile (si queremos que pique un poco). Lo mezclamos con la cebolla picada.

Salsa picante: Para hacer la salsa picante, añadiremos varios “chiles de árbol” triturados a la mezcla en función de que la queramos más o menos picante.

Speak Your Mind

*