Semillas de Arte y Luz

Uno de los recuerdos más bonitos que guardo de California es el de las grandes personas, de diferentes culturas, que conocí en el camino. Ellas son, sin duda, las que hacen que ese oasis en el desierto, sea tan especial. La mayoría, emigraron de sus tierras con la ilusión de una vida mejor y la nostalgia en el corazón. Algunos de ellos proceden de Venezuela, como la amiga que ilustra este post. A través de su mirada, pude conocer su bonita tierra, la dulzura de sus gentes y la pureza de su arte, tan influenciado por la naturaleza.

SEMILLAS

Semillas. Marinés Adrianza. California 2019

La semana pasada, el pianista venezolano Andrés Levell iba a ofrecer en Caracas un recital de piano. No pudo realizarse debido a los apagones y el caos que sufre el país. Milagrosamente pudo llevarse a cabo el poema sonoro “Meditación y Oración de los Pájaros”. Una obra multidisciplinar, de Rommel Hervez, con música de Levell, coro, video-arte, danza y esculturas. Fue posible gracias al esfuerzo de todos los artistas, aunque nada más finalizar, la luz se fue de nuevo. El pianista hacía una interesante y necesaria reflexión sobre el arte en sus redes sociales. En ella hablaba del papel de los artistas, como sembradores de semillas, sobre todo en momentos de crisis y oscuridad:

“Es verdad que el arte parece algo prescindible frente a las múltiples urgencias de la realidad. Pero lo que sucede es que la labor de los artistas no es casi nunca inmediata. El arte cobra su verdadero sentido máximo a mediano y largo plazo. Existe, claro, el fogonazo revelacional del placer estético que ocurre necesariamente en tiempo presente, pero éste suele tomarse como una distracción o entretenimiento en medio de las cosas importantes de la vida. Para mí no es así, yo me alimento de ese presente. Yo vivo por esos momentos en los que el arte habla en su críptico lenguaje del inconsciente (lenguaje de la naturaleza como diría Jung), yo me nutro espiritualmente de esa operación alquímica en la que el arte transfigura la materia del mundo y la eleva revelando su condición multidimensional. Pero más allá de eso, el arte (en todas sus manifestaciones posibles e imposibles) logra mostrar su verdadera esencia imprescindible con el paso del tiempo.

SEMILLAS

Semillas. Marinés Adrianza. California 2019

Porque los artistas somos sembradores de semillas y las semillas deben primero perder su forma para dar paso al surgimiento de la planta, la cual irrumpe siempre instintivamente a través del oscuro subsuelo y luego se eleva en busca de la luz, dando finalmente sus frutos, ofrenda milagrosa de la cual la humanidad se alimenta. Esto lleva tiempo, mucho tiempo, requiere de muchos procesos interdependientes. En ese fruto final se hayan contenidos todos los elementos que nos configuran, transmutados bajo el velo de lo estético. Por eso para mí el arte es siempre Luz, siempre lleva hacia la luz, incluso cuando parece hablar en tonos oscuros, sombríos, terribles (allí la luz es a veces aún más intensa).

Al enfrentarnos a momentos de oscuridad, donde lo efímero parece esconder todo bajo su pesado manto, el arte debe continuar su trabajo sin olvidar nunca la verdadera misión. Y si nos vemos hundidos muy abajo en el subsuelo infernal de la oscuridad, nos tocará entonces aprender a sembrar más honda la semilla, en lo más bajo del inframundo que nos toque. Entonces el árbol que de allí surja, estará tan afianzado en la tierra que nada podrá derribarlo. La semilla, si germina, encontrará la luz. Y entonces nada detendrá el nacimiento de muchos frutos, cada uno cargado de un arsenal de semillas”. Andrés Levell, Caracas, 28 de marzo 2019.

SEMILLAS

Semillas. Marinés Adrianza. California 2019

Yo también creo que los artistas son sembradores de semillas. Porque suelen adelantarse al tiempo, dando respuestas a preguntas aún sin contestar. Porque ven más allá de lo real, lo práctico y lo cotidiano. Su mirada visionaria ansía buscar y encontrar nuevos caminos donde canalizar anhelos, deseos, pasiones… haciéndolos crecer. Y ese proceso creativo lleva un tiempo de reflexión, ejecución y entendimiento.

SEMILLAS

Semillas. Marinés Adrianza. California 2019

En un mundo globalizado, los ciudadanos tenemos la oportunidad de conectar nuestras mentes, corazones e inquietudes. Ofrecer recitales en Venezuela, pintar acuarelas en California, escribir sobre semillas, arte y luz en España… porque entre todos, tenemos el poder de cambiar las cosas, buscando las luces en las sombras y sembrando la esperanza.

“No te atormentes, saborea y vibra con mis sonidos, le dijo el pájaro al inquieto humano”. Ojalá algún día, no muy lejano, todos podamos disfrutar LIBRES de esa “Meditación y Oración de los Pájaros”.

Speak Your Mind

*