Sobre mí

Creativa, intuitiva, buscadora de tesoros con brújula averiada, mamá exploradora… pero ante todo: mujer soñadora.

Ser española de nacimiento, riojana de pura cepa y madrileña de adopción hace que cada vez me gusten más los lunares, disfrutar del buen vino y tener cerca un avión por si hay que salir a volar en cualquier momento. Hace cuatro años lo cogimos en dirección a California, pero sólo con billete de ida!. Vivir allí como expatriados, ha tenido sus malos momentos y sus buenas experiencias. La mejor, salir de la zona de confort para hacer este viaje vital tan intenso, reparador y fascinante, por dentro y por fuera. Tener la oportunidad de conocer otras razas, culturas y lugares increíbles, como EE.UU., México y Hawaii. Poder compartir otras formas de vivir, de pensar y de educar. Tomar consciencia de que una buena sociedad se basa en tres pilares fundamentales: EDUCACIÓN, SALUD Y AMOR, y la educación incluye la CULTURA, para relacionarnos desde el respeto y la tolerancia, mejorando nuestra salud física y mental, cerrando heridas y abriendo los brazos. Crear una interesante red de mujeres multicultural e interdisciplinar con las que descubrir cosas nuevas sobre Investigación y Tecnología, Métodos de Educación Alternativos y Tratamientos Holísticos de Crecimiento Personal, Salud y Bienestar, a través de grupos de trabajo, conferencias y talleres. Paralelamente edito este blog, que compagino con colaboraciones en medios y comunicación de marcas, mientras desarrollo otros proyectos.

Trabajar en Comunicación, Publicidad y Marketing durante más de 20 años, me ha enseñado a observar y contar historias sobre proyectos y personas, con distintas herramientas y desde diferentes ángulos. El diseño, la ilustración y la fotografía, a darles forma y color. La escuela de cocina, a descubrir aromas, sabores y culturas. El cine, la música, el arte y los libros, a no dejar de buscar y soñar cada día. Y tener un hijo, ha cambiado mi visión y mi misión en la vida. Desde que soy madre, intento compaginarlo todo, pero no siempre lo consigo… aunque hay una cosa que nunca olvido: la varita mágica.

María de Valvanera