«Teotihuacán», Ciudad de Dioses

«Teotihuacán» significa: lugar de dioses. La ciudad de los dioses, o donde los hombres se convierten en dioses, fue construida como una réplica de la consciencia cósmica. Representa el cielo y la tierra y en ella la serpiente, uno de sus animales más simbólicos, aprende a volar.

La ciudad, era considerada por las civilizaciones antiguas como un lugar espiritual, de culto y peregrinaje, pero también como el de mayor sacrificio humano. La Calzada de los Muertos mide unos 3 km de largo. En el norte se encuentra la Pirámide de la Luna y no muy lejos de ella, la Pirámide del Sol. Más al sur se halla la Ciudadela, gran plaza rodeada de plataformas escalonadas y en cuyo centro se eleva el Templo de Quetzalcóatl.

Teotihuacán no es sólo las ruinas de una metrópoli, es el testimonio de una gran civilización, en la que se estima que vivieron unos 200.000 habitantes. Ninguna ciudad antigua de Mesoamérica (área cultural de América Central, que agrupa principalmente a los mayas, aztecas, mixtecas, zapotecas…) contiene un plano tan grande y bien distribuido como ésta.

Por éste y otros motivos, la antigua urbe situada a 48 km de la Ciudad de México, forma parte del Patrimonio Cultural de la Humanidad. El conjunto, está considerado el arte más desarrollado e influyente de las civilizaciones clásicas de México y la verdad es que es realmente espectacular.

Teotihuacán

La ciudad de Teotihuacán

La civilización Azteca

Los aztecas se instalaron en América central hace casi ochocientos años y eran principalmente guerreros, conquistadores y comerciantes de obsidiana, algodón y cerámica. Fundaron la ciudad de Tenochtitlán en 1345, sobre una isla en medio de un lago, que hoy es la Ciudad de México.

Su religión otorgaba un lugar predominante a la sangre, fuente de unidad y de vida. Por eso ofrecían a los dioses sacrificios humanos a los que extraían los corazones. Creían que derramar sangre permitía estar en armonía con los ritmos del cosmos, del día y de la noche. Temían los períodos de paz, ya que rompían el equilibrio del mundo. Por eso edifican muros cubiertos de cráneos, a los que llaman “zompantli”, para protegerse de posibles catástrofes. La Pirámide del Sol, la de la Luna y la Ciudadela forman el conjunto de edificios ceremoniales más antiguos de la ciudad e Teotihuacán.

Pirámide del Sol

La Pirámide del Sol es una de las pirámides más grandes del mundo y uno de los sitios arqueológicos más impresionantes de México. Se acabó de construir en el s. II. y mide 222 m por 225 m de base y 65 m de altura. Pero su importancia no sólo se debe a su tamaño, sino también a su significado. Su orientación a poniente hace pensar que el monumento estuvo dedicado al Sol. Los aztecas creían que eran un pueblo elegido por el sol y por tanto debían “alimentarlo”, para garantizar que no se apagara nunca.

Teotihuacán

Exploradores en la Pirámide del Sol

La existencia de una cueva debajo de ella también indica que era un lugar de culto y de comunicación con los dioses. Y el hallazgo de esqueletos de niños, que éstos eran sacrificados como ofrendas al Dios de las Tormentas.

Teotihuacán

Escultura relacionada con la muerte encontrada en la Pirámide del Sol. Museo Antropológico CDMX

Pirámide de la Luna

La Pirámide de la Luna se cree que fue construida entre 100 a.C. y principios de nuestra era. Estaba dedicada a la Luna y en ella se han encontrado túneles, cámaras secretas, numerosas ofrendas y restos óseos. Muchos de estos hallazgos se pueden ver en el magnífico Museo Antropológico de CDMX.

Teotihuacán

Pirámide de la Luna

Pirámide de la Serpiente Emplumada

La Pirámide de la Serpiente Emplumada se encuentra en la Ciudadela, probablemente el centro político y religioso más importante de Teotihuacán. Fue construida entre 150 y 200 d.C.

Teotihuacán

Pirámide de la Serpiente Emplumada

Destaca por su elaborada ornamentación, basada en la figura de la Serpiente y el Dios de las Tormentas. Dentro de la pirámide se han encontrado numerosos cuerpos sacrificados y de guerreros. Su ubicación y simetría, indican que el edificio y el ritual del sacrificio estuvieron relacionados con el cosmos, el calendario y la astronomía.

Detalle Pirámide Serpiente Emplumada. Museo Antropológico CDMX

Solsticio de Verano

Se acerca el solsticio de verano y en la Pirámide del Sol se recuperan auténticas ceremonias religiosas ancestrales… Fiesta y danzas tradicionales para reivindicar la identidad precolombina del pueblo mexicano.

Speak Your Mind

*