El Colapso de la Paternidad: El Problema

Hace unos días hubo una charla en el colegio de mi hijo a propósito del libro «The Collapse of Parenting», del aclamado pediatra y psicólogo Leonard Sax, experto en crianza y paternidad. Sax, hace un análisis de la sociedad en general y de la americana en particular y de cómo está influyendo negativamente en el desarrollo de los niños y en la relación con sus padres. Sus conclusiones se basan en más de 25 años de experiencia como psicólogo de familia y cientos de entrevistas con padres, niños y educadores de EE.UU. y otros países.

parenting-book

El libro, que me parece una excelente herramienta para padres y educadores, está dividido en dos partes. La primera en la que habla sobre cuáles son las causas del problema y la segunda en la que ofrece soluciones al respecto, así que para no extenderme mucho dividiré lo que me ha parecido más interesante en dos post, siguiendo el mismo criterio.

Leonard Sax alerta del gran incremento de depresión, ansiedad, hiperactividad, obesidad, diabetes… en los niños americanos en los últimos años y de su relación directa con lo que comen, lo que hacen y cuánto duermen. Si bien es verdad que la sociedad europea no es igual que la americana, también comparte problemas similares, aunque con algunas diferencias.

Sax encuentra que la raíz del problema está en varios factores.

Los valores de la sociedad han cambiado:

Hace 30 años las series de televisión mostraban personajes que tenían buenas cualidades para servir de modelo a los niños. Hoy, los programas de televisión invitan a gente que quiere ser famosa y ganar dinero, bailando, cantando, actuando o viviendo del cuento.

La forma de comunicarnos ha cambiado y las redes sociales, si no las utilizamos bien, hacen que perdamos mucho tiempo en lo que pretendemos ser, en vez de descubrir quiénes somos en realidad y qué queremos.

Los dispositivos electrónicos, tablets, móviles y videojuegos hacen que niños y adolescentes apenas jueguen en la calle y se relacionen de otra manera. En Europa los niños van más a los parques después del colegio o juegan en el barrio.

Todo esto, se ve intensificado en la sociedad americana con el «American Dream», basado en el dinero y la fama, donde es más importante lo que haces que quién eres. Una sociedad que rinde culto a la juventud, a la cultura del ahora, a lo inmediato, donde los niños comen lo que quieren, hacen lo que quieren y tienen estímulos superficiales, cría niños exigentes e impacientes, hiperactivos, frustrados, con ansiedad y depresión.

parenting-american-dream

La mala gestión del tiempo:

Da la impresión de que nunca tenemos tiempo para nada, pero es más una cuestión de saber gestionar nuestro tiempo y cambiar prioridades. Esto en EE.UU. es mucho más exagerado, los americanos siempre están ocupados, duermen poco y sufren estrés.

En un estudio comparativo al que Sax hace mención en el libro, donde se entrevistó a varias madres americanas y europeas, me llamó la atención que las americanas dedicaban mucho tiempo a cosas relacionadas con los hijos compras, educación, actividades, colegio, pero en su lista de disfrute personal, las actividades sociales y en pareja estaban muy por delante del tiempo para disfrutar con los hijos, tal vez por ese desgaste producido por las obligaciones.

Los niños americanos, por su parte, tienen exceso de actividades sociales, extraescolares, tareas… y, por el contrario, pasan poco tiempo en familia.

Jóvenes y adultos, dedicamos mucho tiempo a las redes sociales, pero es una forma de relacionarnos que no nos hace tan feliz como tomarnos un café con un amigo.

El tiempo libre también es importante y necesario, pero debemos aprender a gestionarlo, para que sea productivo y satisfactorio.

El papel de los colegios:

En muchos colegios y más en los americanos, cada vez son más importantes los conocimientos académicos en vez de las normas y los valores. La mayoría, preparan para ser el mejor y obtener excelentes resultados, pero no para adquirir las habilidades para triunfar en la vida.

Descenso de autoridad en los padres:

Todos estos condicionantes de la sociedad están repercutiendo negativamente en las relaciones de los niños con sus padres. Muchas veces, los niños hacen lo que quieren, deciden lo que quieren y comen lo que quieren. Falta autoridad, reglas y límites. A veces se negocia mucho o se dan demasiadas explicaciones y se dejan en manos de los niños decisiones importantes que corresponde tomar a los padres.

Los padres, muchas veces tienden a cumplir todos los sueños, deseos y placeres de los niños. A veces son demasiado blandos. Esto puede derivar en drogas y alcohol, y otras demasiado estrictos, pudiendo provocar relaciones difíciles cuando son adultos. Pero hay que tener la autoridad justa y necesaria para que se conviertan en adultos maduros e independientes. Pensar que lo que hace felices a los padres, a lo mejor no es lo que hace feliz a los hijos. No hay que permitir malas conductas o faltas de respeto y hay que conseguir que tengan control sobre sí mismos.

El Dr. Sax denuncia de forma contundente el exceso de medicación, muchas veces innecesaria que se les da a los niños, más en EE.UU., para atajar los problemas de forma rápida y cómo muchos médicos están diagnosticando enfermedades mentales donde sólo hay trastornos de conducta, alentados por la industria farmaceútica para aumentar la venta de estos medicamentos…

parenting-overmedicating

 Aumento de la fragilidad en los niños:

Estas conductas de los padres, de sobreprotección, sobrecontrol y falta de autoridad, fomentan que los hijos se conviertan en niños frágiles y dependientes.

Si les damos pasta y pizza porque no les gustan las verduras, estamos perjudicando su salud. Si les compramos muchos helados y dulces, favoreciendo la obesidad y la diabetes. Si respondemos rápido a todas sus demandas y siempre llevamos comida en el bolso, estamos fomentando su impaciencia. Comen lo que quieren porque nunca pasan hambre y hacen lo que quieren porque no tenemos autoridad para decirles ¨no¨, se enganchan a la televisión y los videojuegos y muchos duermen menos horas de las necesarias.

parenting-videogames

Sax compara a los niños americanos y los europeos. Dice que el hecho de que en América los niños pasen casi todo el tiempo con amigos de su misma edad, hace que les falten referencias adultas y que las redes sociales no ayudan a diferenciar lo que es el éxito del fracaso, les hacen ser vanidosos, que se comparen y se frustren, porque no están preparados. En Europa, por el contrario, los niños pasan más tiempo con familiares (tíos, primos y abuelos), algo muy importante para su desarrollo, porque ofrece otra perspectiva educativa, fortalece los lazos culturales familiares y sus raíces. Mañana «The Collapse of Parenting»: La Solución.

Speak Your Mind

*