«The Walking Dead» una serie para pensar

Hoy el post no va de playas soñadas, ni tiene casi fotos. Va de realidad y ficción. De la serie de moda en EE.UU. y creo que en el mundo entero, a juzgar por sus índices de audiencia: “The Walking Dead”.

CARL-FELIZ-WALKIND-DEAD

La empecé a ver después de varias temporadas, porque aunque el tema “zombie-gore” no me va mucho, por aquello de… ¿qué tendrá esta serie que a todo el mundo le gusta?

Tengo que reconocer que me sorprendió gratamente. Vi las tres primeras temporadas con emoción, intriga y sin pestañear. Me enganché capítulo tras capítulo a un buenísimo guión, con ayuda de la gran realización y un maquillaje y efectos brillantes.

Me gustó la idea de “un virus” que lo infecta casi todo, como símbolo de algo podrido. Perder todo para volver a empezar. Renacer o morir. La historia de supervivencia. Cómo se comportan los personajes dentro y fuera del grupo, como se transforman, sus encuentros y desencuentros, sus luces y sombras…

Las dudas que plantea: ¿Quién sobrevivirá? ¿El más fuerte? ¿Cómo el débil se hace fuerte? ¿Merece la pena sobrevivir? ¿A costa de qué? ¿Cuál es el umbral de dolor de cada ser humano? ¿Puedes seguir viviendo con tanto dolor? ¿Cómo? ¿En qué te convertirás?

En un principio creo que la violencia, aunque no tanto el desparrame casi continuo de vísceras, se justifica bajo el grito de “Sálvese quien pueda”, pero para mí hay un antes y un después de la muerte de Lori. Al margen de si merecía o no morir y los porqués, ¿es necesario ver cómo una madre le obliga a una amiga a que le raje la tripa para sacar un bebé que no sabemos si sobrevivirá, a costa de su muerte, bajo la atenta mirada de su hijo pequeño y desconsolado y que además sea él el que la remate con un tiro desolador? ¿O es un golpe de efecto para ver con qué más pueden sorprender al espectador que ya lo ha visto casi todo en cuanto a vísceras y violencia? Oírlo es fuerte, pero verlo es mucho peor ¿o no?.

CARL-TRISTE WALKING DEAD

Estoy en el punto de inflexión de estar viendo esa especie de “circo romano” que ve Andrea cuando decide quedarse “en la ciudad feliz” (trama bastante poco creíble y surrealista, por cierto, al menos para mí), y no sabe si ha tomado la decisión correcta…

A veces tengo la impresión de estar viendo un videojuego (sobre todo al leer los comentarios de algunas personas), donde el que gana es el que más cabezas corta y llegará el momento en que alguien tenga que matar al bebé de Lori, porque si no, el final será demasiado convencional.

Me pregunto ¿en qué nos “convertiremos” nosotros, después de ver todo esto? ¿cambiará algo en nuestro interior? o lo que es peor ¿seguiremos paseando por nuestro “mundo feliz”, como si no pasara nada, creyendo en “gobernadores” que nos “protegen de los malos”?

Speak Your Mind

*