Tiempos de paz y de tormenta

Estamos en la misma tormenta, pero no en el mismo barco. Distintas embarcaciones, desde yates hasta barcas de pescadores, se cruzan en el mar revuelto. Pero eso no significa que el que tiene más medios, capee mejor la tormenta, aunque influya. Las herramientas las tiene el pescador, no solo el barco. Pero el tipo de barco nos dice que no sabemos cuál es la lucha de cada uno, en cada momento.

Por eso debemos tener esto en cuenta cada día, para no chocar. Aunar fuerzas, estar todos a una y no perder energías en guerras dialécticas. No buscar culpables, sin analizar nuestras propias conductas. No imponer verdades absolutas, sino respetar que cada uno tiene las suyas. No entrar en tus guerras, no significa que no busque respuestas. No solo hay sombras, también hay luces dentro de la tormenta…

El ser humano me fascina igual que me deja perpleja. Podemos aprovechar esta oportunidad para evolucionar, o seguir tropezando varias veces en la misma piedra. Mientras tanto, propiciemos que amaine el temporal, para que lleguen Tiempos de Paz y no de guerra.

tormenta

Speak Your Mind

*