Con la infancia no se juega

El grave problema sanitario que está ocasionando el manejo de la pandemia en Madrid, traspasa cualquier ideología política, pone en riesgo la seguridad de la ciudadanía y sobre todo a los más vulnerables. Prometieron una vuelta al cole segura y, por lo menos en Madrid, no está siendo así. Colegios públicos desbordados, obligados a desdoblar clases para cumplir con la ratio. Falta de profesores, pruebas PCR y rastreadores. Protocolos confusos y cambiantes. Insuficiente gestión y falta de coordinación entre la Comunidad de Madrid, los centros de salud y los colegios. Aún así, los sanitarios y educadores no paran de trabajar de forma rápida y eficiente, aunque no cuenten con los apoyos y medios suficientes.

Los niños empezaron a ir al cole hace menos de un mes. En pleno avance de la pandemia en la capital y tras la aparición de los primeros positivos, cuesta entender que se relajen los protocolos. ¿Será para que bajen los datos de contagios? En un principio, el protocolo indicaba que ante la aparición de un positivo en una clase, se harían pruebas PCR a todos los alumnos del aula, pero ahora sólo las hacen a los que tienen síntomas o conviven con un positivo.

infancia

Por otro lado, resulta que la congestión nasal y los mocos no se consideran síntomas de Covid, pero hay niños asíntomáticos o que sólo presentan estos síntomas y están dando PCR positivas. Entonces… ¿Fallan las pruebas o los síntomas? Es lo de menos… porque parece que el remedio en cualquier caso es: cuarentena de 14 días, que ahora encima han rebajado a 10. Para colmo, entre que hacen la PCR, dan el resultado y llaman los rastreadores, ya se han cumplido las cuarentenas. ¿Para que sirven entonces pruebas y rastreadores?

Da la sensación de que es la ciudadanía la única que tiene que responsabilizarse de todo, sin pedir nada a cambio, cuando se supone que son los políticos los que deberían velar por el bienestar de los ciudadanos. La primera ola nos pilló sin mascarillas… pero siendo uno de los países con más restricciones y obligaciones ciudadanas, las cifras de contagios y hospitalizados no paran de subir. La segunda ola nos pilla con los deberes sin hacer, por falta de criterio político, sentido común y expertos independientes que establezcan los protocolos.

Es intolerable que dichos protocolos, tiempos y actuaciones, obedezcan a criterios políticos, luchas de egos y opiniones de incompetentes. Que a algunos políticos sólo les importe hacerse la foto, poner banderas y maquillar datos. Señores políticos, tenemos una pandemia que atajar. No estamos para seguir perdiendo el tiempo. El que tenga otros objetivos o no sepa cómo hacerlo, que se vaya.

Es de sentido común que hay que identificar asintomáticos y aumentar rastreadores si se quieren cortar los contagios a tiempo. Los sanitarios no dejan de decirlo. La mayoría de los asintómaticos están en los colegios, porque es a los niños a quienes el virus ataca de forma más leve, pero ellos pueden contagiar a profesores y familiares con patalogías previas o en situación de riesgo. ¿A qué esperan los políticos para aunar criterios y tomar las medidas necesarias? La pandemia está descontrolada, pero los padres tenemos la obligación de llevar a los niños al colegio… Con la infancia no se juega y con los ciudadanos tampoco.

Noticia relacionada:

Ayer, lunes 5 de octubre, diversos medios de comunicación anunciaban que la Federación Regional de Asociaciones de Padres y Madres de Madrid (FAPA), ha presentado una denuncia administrativa en la Consejería de Educación por la ineficacia del protocolo en la región. Podéis leer la noticia aquí

 

Speak Your Mind

*