Flores de otoño

Caminando el otro día por el bosque, ví que en el lugar más sombrío pueden crecer las flores. Y brillar con sus aromas y colores, aunque no tengan sol, ni desprendan esa pureza primaveral o intensidad veraniega. En otoño cambian de color y se vuelven pensativas, nostálgicas, amarillas, naranjas, rojas y violetas, como las hojas de los árboles y los frutos que cuelgan de sus ramas. Como las personas y la vida en general.

Flores

Flores silvestres

Siemprevivas

La Lavanda, el Tomillo, el Romero, la Salvia… Aromáticas y Siemprevivas, resisten todo el año, pero huelen mejor después de la lluvia y más, tras la tormenta.

“Susan de ojos negros”

La Rudbeckia, conocida como “Susan de ojos negros” es una de las flores de otoño que más se parecen a las margaritas. Atrae a las mariposas, por sus brillantes colores y florece hasta finales de octubre. Resisten muy bien a la sequía y aunque existe una gran variedad, normalmente son amarillas. Verlas todas juntas, como señoritas despiertas, mirándote con sus redondos ojos negros, es una maravilla.

Flores

Susan de ojos negros

Un falso girasol?

Si, se llama Heliopsis o falso girasol y es un arbusto silvestre mexicano de Guanajuato, también conocido como “Raíz de oro”. Su nombre proviene del náhuatl “Chilmecatl” y significa chile de mecate, debido a sus raíces delgadas y fuertes. Sus flores son también amarillas y hermafroditas.

La planta, contiene un alcaloide llamado afinina, que tiene propiedades antibióticas, antimicóticas, analgésicas, antisépticaas, anestésicas, depurativas, cicatrizantes e insecticidas. La raíz se mastica para aliviar molestias de boca y garganta, la aparición de los primeros dientes y distintos tipos de hongos. Aplicada sobre la piel, calma las picaduras de insectos. También se utiliza como condimento en alimentos y bebidas alcohólicas. Además, estimula la secreción de endorfinas.

Flores

Falso girasol

Un lirio con forma de araña

En otoño son típicos los insectos y bichos tenebrosos. Las flores de esta curiosa planta, el Lirio Araña, son grandes, blancas, tienen olor a vainilla y forma de araña. Es originaria de México y Guatemala, aunque también crece en climas cálidos, como el Caribe. Necesitan abundante agua y suelen darse bien en sitios soleados y en las orillas de los ríos.

Flores

Lirio Araña

Flores para los difuntos

Los Crisantemos, son originarios de Asia y nordeste de Europa. Existen más de 30 especies de diferentes colores y su planta es ligeramente aromática.

En Japón es la flor nacional. De hecho, su escudo imperial es un crisantemo. En otoño, su época de floración, se celebran numerosos festivales y exposiciones. Uno de los cinco festivales sagrados chinos es el “Festival del Doble Nueve”, que se celebra el día nueve del noveno mes del calendario lunar chino y también se conoce como el “Día del Crisantemo”.

Sus flores amarillas o blancas se hierven para hacer una bebida dulce en varios lugares del continente asiático: El “té de crisantemo” se sirve siempre en el desayuno Dim sum. Tiene múltiples usos medicinales, como el de remedio para la gripe. Las hojas se utilizan como verdura y en China, se fríen con ajo y se secan salpimentando. Las flores también se utilizan como insecticida.

En varios países, el crisantemo es símbolo de sabiduría, honestidad y nobleza. Y en México y España, está muy vinculada a la festividad del “Día de Todos los Santos”, adornando ramos y tumbas de difuntos.

Flores

Crisantemos

“Flor de muertos” para decorar altares y tumbas

La planta del Cempasúchil o “Tagete”, como se conoce popularmente, es nativa de México. Se encuentra en estado silvestre en Chiapas, Morelos, Puebla, San Luis Potosí, Sinaloa, Tlaxcala, Oaxaca, Jalisco, Hidalgo, Veracruz… y algunos países de América Central.

Pese a su origen mexicano, en inglés es conocida como “African Marigold” y los españoles, durante la conquista, la llamaron “Clavel de Indias”. Suelen ser amarillas o naranjas, con un ligero toque aromático y tienen un uso ceremonial y medicinal. En diversos documentos de historia de México y España, aparecen como ofrendas a distintas diosas y para ataviar a las mujeres en las ceremonias. Las hojas machacadas y su jugo son buenos para templar el estómago, curar diarreas, cólicos o empachos, provocar fluidos como regla, orina o sudor y aliviar fiebre o enfermedades respiratorias. También se utiliza como colorante culinario e insecticida.

Flores

Cempasúchil decorando un altar del “Día de muertos” mexicano

En México es la flor protagonista del Día de Muertos y tiene un uso ornamental para decorar altares y tumbas, por ello la denominan popularmente «Flor de Muertos».

La ingeniera rarámuri que recicla el agua con flores

Y con crisantemos y cempasúchil, limpia el agua gris, procedente del riego, una ingeniera mexicana indígena. Teresa Ramírez, mujer rarámuri (originaria de Bacaboche) es Ingeniero Horticultor en la Universidad Autónoma de Chihuahua y, fruto de sus trabajos de investigación, ha ideado un sistema para ahorrar y maximizar el uso del agua.

Flores

Teresa Ramírez reciclando agua con flores

Lo hace sembrando semillas de crisantemos y cempasúchil en humedales, que reciben el agua gris, en goteo durante todo el día. Ese agua, se filtra en la tierra de las plantas y sale limpia, lo que permite que sea reutilizada para cualquier actividad (que no sea beber o cocinar).

Las flores nos vuelven a demostrar, que además de adornar, son esos seres mágicos que tienen el poder de crear vida y belleza, curar enfermedades, reciclar el agua y potenciar sabores con sus preciosas formas y colores.

Speak Your Mind

*