“Jerusalema”, de canción africana a himno mundial

La canción africana “Jerusalema”, se ha convertido en un himno mundial, porque si algo no puede parar la pandemia es nuestras ganas de escuchar música, de cantar y de bailar. Pero detrás del sorprendente éxito de esta sencilla canción, existe una bonita historia y un canto a la vida.

Sudáfrica tiene 11 idiomas oficiales: zulú, xhosa, afrikaans, pedi, inglés, tswana, sotho, tsonga, swati, ndebele y venda. El Dj sudafricano Master KG, quien ha compuesto el tema, eligió el venda para la letra de su canción, por su musicalidad y porque es el idioma que se habla en Limpopo, donde él nació.

Venda significa “lugar agradable” y los habitantes de su pueblo fueron los últimos africanos en migrar al sur del río Limpopo, donde se asentaron. El pueblo venda no es muy grande y se destaca por su espiritualidad, que expresa trabajando la alfarería y la madera. Es curioso que, a diferencia de otras poblaciones africanas, las mujeres ocupan un lugar importante dentro de la cultura venda y se posicionan de manera jerárquica dentro de la sociedad.

Detrás de su ritmo moderno y pegacizo, se esconde una letra con mensaje espiritual. En la Biblia, según la alegoría de Sara y Agar, existe una Jerusalén de abajo, en la Tierra, y una Jerusalén de arriba, celestial. A esa Jerusalén de arriba está dedicada la canción, como una plegaria: “Protégeme, bendíceme”. Agar representa a la Jerusalén actual, donde sus hijos sirven como esclavos, y Sara a la Jerusalén celestial, donde sus hijos son libres. Así está escrito en Gálatas 4:26: “Mas la Jerusalén de arriba, la cual es madre de todos nosotros, es libre”.

En los libros del Génesis y el Apocalipsis podría haber indicios de un Dios Madre, y allí es donde ciertos estudios bíblicos se apoyan: “Dios se refirió a sí mismo como ‘hagamos’ y ‘nuestra’ cuando creaba al hombre, porque Dios Padre y Dios Madre juntos crearon al hombre a sus imágenes”. El macho y la hembra, el lugar del poder femenino en la cultura venda, Jerusalén como Dios Madre que espera en el Cielo.

Es por ello que Master KG buscó una poderosa voz femenina para interpretarla y se lo propuso a la cantante Nomcebo Zikode. La lanzaron a finales de 2019, pero la pandemia no evitó que se hiciese viral en apenas unos meses y hoy cuenta con millones de reproducciones. (Aquí podéis escuchar la versión original).

Jerusalema

Video oficial de “Jerusalema”

A mediados de este año, un grupo de jóvenes subió un ingenioso y divertido video bailando una coreografía y escuchando “Jerusalema”, mientras almorzaban. “Es un baile que proviene de Sudáfrica que nosotros bailamos en los casamientos. Unos chicos en Angola que vieron la coreografía empezaron este movimiento, bailando la canción mientras sostenían platos con comida y el video se hizo viral”, explicaba su creador entusiasmado. En TikTok surgió el #JerusalemaChallenge, un desafío en el que hay que hacer la coreo en grupo, y si es sosteniendo algún elemento incómodo (como platos con comida), mejor. (Aquí podéis ver el video del almuerzo).

Después, el trapero venezolano Micro TDH hizo su propio remix en castellano junto a la artista colombiana Greeicy, con la bendición de Master KG. Su aportación, una bonita letra en español, que habla de esperanza, fe y vida, con mucha luz y dulzura. (Aquí podéis ver la versión latina).

Una canción con el nombre de la capital de Israel, en femenino. Compuesta y cantada por dos sudafricanos y que está causando furor en Europa y Latinoamérica. De momento, ha conseguido que dos artistas desconocidos puedan lanzar su primer álbum y arrancar muchos bailes y sonrisas. Casi nada. (Aquí podéis ver la versión all together band).

Ellos se sienten abrumados, ya que está llegando a todos los rincones del planeta. Dicen que su éxito no tiene explicación, pero yo creo que sí la tiene. Llega justo en el momento en el que necesitamos fuerza, naturaleza, femineidad, empoderamiento y optimismo, para tener la esperanza de que un mundo mejor es posible. La música nos une, traspasa cualquier frontera y llega a todos los corazones. Buen fin de semana para todos y a bailar! (aunque sea en casa).

Speak Your Mind

*