“La Historia Interminable”: Fantasía y Realidad

Hay historias que no acaban nunca. Reales y ficticias. Serpientes que se muerden la cola y dan lugar a “La Historia Interminable”. La que estamos viviendo estos días, parece una de ellas… Nuestros hijos, no paran de tener pesadillas. ¿Pero por qué no transformarlas en un sueño a lomos de un dragón volador?

Historia Interminable

El Reino de Fantasía está en peligro y solo un niño puede rescatarlo. Un pequeño ser que habita al otro lado: en la realidad. Una maravillosa aventura, protagonizada por un guerrero, una princesa y un dragón. El destino de todos los seres está unido: personas, animales y plantas. Si Fantasía se extingue, desaparecerán toda la inocencia del mundo, las esperanzas, los sueños e ilusiones… Lo mismo ocurrirá con nuestro planeta.

Según Michael Ende, que escribió la novela en 1979 y ya ha sido traducida a más de 30 idiomas, la historia expresa el deseo de encontrar la realidad, a través del camino inverso, el de la imaginación. Un viaje iniciático, en el que su protagonista, Bastián, se descubrirá a sí mismo, abandonando la realidad y adentrándose en el mundo de la fantasía. En él encontrará las respuestas de ese mundo real que no entiende. Atreyu, será el encargado de salvar La Tierra y de encontrar la medicina para curar la enfermedad de la Emperatriz Infantil. Xayide, la hechicera que pretende sembrar la discordia. Y Fújur, un dragón que no necesita alas para volar.

Historia Interminable

Esta obra maestra de la literatura, llevada al cine por Wolfgang Petersen en 1984, fue en su momento, la película más cara de EE.UU. hasta entonces. Su banda sonora, compuesta por Klaus Doldinger y Giorgio Moroder y el tema principal “NeverEnding Story”, interpretada por Limahl, ocupó los primeros puestos de las listas de éxitos en varios países.

Déjate llevar por la imaginación y vuela con la música de la película, pero acuérdate de volver a la realidad: lo fantástico, separado de lo real, pierde todo su sentido.

Más artículos sobre “Tiempos difíciles a través del cine”: “El Mago de Oz”: Volver a casa 

Speak Your Mind

*