El Colapso de la Paternidad: La Solución

Según cuenta Leonard Sax en la segunda parte de su libro “The Collapse of Parenting”, del que ayer os hablé en este post, hay tres cosas que debes enseñar a tu hijo para que se convierta en un adulto maduro:

1.Humildad:
Debemos enseñar humildad. Y cada vez más en los colegios, sobre todo en los americanos, lo que se enseña es competitividad.

Humildad significa escuchar cuando alguien habla y preparar tu discurso para cuando acabe de hablar. Tener interés en otra gente, además de en ti mismo. Tratar de aprender algo de los demás. Compartir, en vez de invadirlos con nuestras ideas. Ser agradecidos y apreciar las cosas.

2.A disfrutar de verdad:
Debemos disfrutar del momento con nuestros hijos y enseñarles a disfrutar de las cosas de verdad. No a confundir el placer con la felicidad, porque los videojuegos, las redes sociales y los chats, son el algodón de azúcar de la cultura popular americana.

Tenemos que hacer nuestra labor como padres, no cumpliendo todos los sueños y deseos de nuestros hijos, no siendo sus amigos, no buscando su aprobación, sino haciendo lo mejor para ellos. Reconducir sus malos comportamientos. Velar por su seguridad, aunque se enfaden porque no les dejamos hacer cosas inadecuadas para su edad. Enseñarles a tener control sobre sí mismos.

Es muy difícil educar a un niño alejándose de la cultura en la que vive. Para ello, es necesario crear una cultura alternativa para construir un refugio en la FAMILIA, alrededor de la mesa, conversando sin dispositivos electrónicos. Compartir las pequeñas cosas de la vida, que son las que dan la mayor felicidad. Jugar a juegos de mesa, ver películas juntos, ir de excursión. Crear un espacio para el silencio, para la meditación, para la reflexión, donde ellos puedan descubrir que el verdadero yo que se encuentra en su interior es más gratificante que los placeres inmediatos.

3.El Significado de la vida:
La mayoría de los estudiantes y padres americanos piensa que ir a un buen colegio les prepara para ir a una buena universidad. Ir a una buena universidad les hará conseguir un buen trabajo. Conseguir un buen trabajo les hará tener una buena vida. Pero lo cierto es que ir a un buen colegio no significa que te admitan en una buena universidad. Entrar en una buena universidad no garantiza tener un buen trabajo. Y tener un buen trabajo no significa disfrutar de una buena vida.

Por eso hay que fomentar que tu hijo se arriesgue, pero felicitarle no sólo cuando tenga éxito, sino también cuando se esfuerce aunque fracase, porque los fallos construyen la humildad y ésta hace crecer y obtener la sabiduría necesaria para abrirse nuevos caminos. Y hay que enseñarles no sólo a escalar sino también a caer, porque muchas veces los sueños se rompen, los amores mueren, las relaciones terminan y hay que saber cambiarse de escenario sin perder el entusiasmo.

El colegio debería enseñar a encontrar un trabajo que nos apasione, una persona a la que amar y una causa que nos motive.

familia

Según Sax, debemos crear una comunidad de padres que revaluemos los valores de la sociedad americana. La cultura del ahora debe ser remplazada por una visión del mundo más profunda. La medicación, el último recurso para trastornos de hiperactividad. Tenemos que gestionar el exceso de actividades y las de nuestros hijos, para disfrutar del tan necesario tiempo libre, que nos permita pararnos a pensar, planificar, reflexionar… o simplemente mirar al cielo y encontrar respuestas a nuestras preguntas. Aprender a vivir en armonía con nosotros mismos, con los demás y con el mundo que nos rodea, porque sólo así, seremos realmente felices.

Speak Your Mind

*